Borja López se despide entre lágrimas del fútbol tras aprobar unas oposiciones

Borja López, bastante emocionado en su despedida, junto al presidente de la U.D. Melilla, Luisma Rincón

«Es duro despedirme del fútbol profesional a los 27 años, pues el cuerpo me dice que tengo aún fútbol para unos cuantos años más, pero la vida es así”, asegura el centrocampista melillense

Borja López Aguirre se despidió ayer viernes como futbolista de la U.D. Melilla en un emotivo acto, al que asistieron su familia, sus compañeros y directivos. El centrocacmpista melillense se mostró muy emocionado en todo momento y agradecido por el trato recibido en el club, así como a la afición melillense, por el buen compartamiento que siempre ha tenido hacia él como profesional tras once temporadas muy intensas en categoría nacional. Borja López considera que todavía es bastante joven para retirarse como futbolista profesional a los 27 años de edad, pero ahora le aguarda un gran futuro en la enseñanza, tras aprobar unas oposiciones en la Ciudad.

El futbolista melillense se mostró muy emocionado, con lágrimas en los ojos, durante toda su intervención: “Voy a intentar ser breve, ya que no quiero llorar mucho. Como ha comentado el presidente he llegado a un acuerdo para rescindir la temporada de contrato que me queda en la U.D. Melilla por motivos laborales. Quien me conoce sabe que siempre he intentado formarme, intentando compaginar los estudios con el fútbol, y en este último año me presenté a una oposición que he aprobado. Estoy en una lista de trabajo y en una posición en la que tengo posibilidad de trabajar, así que desde el primer momento he sido totalmente franco y honesto con el club, al igual que la directiva conmigo, y ante la imposibilidad de poder comprometerme al cien por cien para poder estar toda la temporada y de no dejar una ficha totalmente colgada a mitad de temporada, creo que la decisión, aunque hoy duela, es la mejor para las dos partes”.


Por otro lado, recordó con gran cariño toda su etapa en la U.D. Melilla. “Entré en el club con 16 años, siendo un niño, y once años después me voy con la cabeza alta, contento y sabiendo que nadie me ha regalado nada, y que si he estado aquí ha sido por mi sudor y trabajo. Quiero agradecerle a mi familia que siempre haya estado en todas las decisiones que he tomado, a toda la gente del mundo del fútbol, que siempre ha tenido palabras buenas hacia mi persona, y al club también por todo el aprendizaje y los momentos buenos que me ha dado. Le deseo lo mejor y aunque deje de ser jugador de la U.D. Melilla me sentiré parte del club. Simplemente desearle lo mejor, que se cumplan los objetivos y yo seré uno de los que se alegre de ello. Gracias a todos”.

( Lea completa esta noticia en la edición digital de PDF de MELILLA HOY

https://online.melillahoy.es/membresias/ )

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

La fragmentación política

Stanley G. Payne, uno de los más grandes hispanistas, en La Razón, el miércoles. A la pregunta de qué le preocupa más de lo que