:A los autónomos nos espera un calvario. Sánchez da “ejemplo”

Sánchez da “ejemplo”. Seguramente el tufillo a chiringuito que se desprende de muchas de las cosas que rodean a Pinocho Sánchez serán imaginaciones de Ok Diario, de El Mundo o de cualquiera de los muchos que, como yo mismo, vean que hay demasiadas cosas raras en la tesis de Pedro Sánchez, en sus acuerdos (de los que nos enteramos un segundo antes de su materialización) con los nacionalistas/separatistas, en la supuestamente excesiva financiación a una empresa de sus padres, etc.

Seguro que todo es legal, todo está bien y que somos muy mal pensados.. Pero, sobre todo en política (donde se juega con nuestro dinero), no solo hay que ser bueno, también hay que parecerlo.

“Oro parece, plátano es, ¿qué es?”. “Blanco y en botella: leche”. La polémica sobre los 701.000 € en financiación que el gobierno de Sánchez ha concedido, en 15 meses, a la empresa (Industrias Plásticas Playbol S.L.) que explota el negocio que era de sus padres, tiene su razón de ser: 1) La citada empresa adquirió, en el año 2018, el negocio de la empresa de los padres del Presidente ( Playbol S.SA.), lo que incluía: maquinaria, cartera de clientes, trabajadores, el mismo teléfono, etc.; 2) La empresa de los padres de Sánchez no vendió las dos naves en las cuales tenían su negocio; lo que hicieron fue alquilárselas a la nueva empresa por un precio que ésta no ha querido revelar (se cree que puede estar alrededor de los 15.000 € mensuales); 3) La empresa se vendió por 1 millón de euros y, en la venta, se valoró el inmovilizado material en 750.000 € cuando un año antes de la compraventa habían valorado, los padres del Presidente, el mismo inmovilizado en sólo 60.131 € (¡curiosa revalorización!).

Si alguien pensase mal, podría hacer la siguiente hipótesis: Vendo un negocio por un valor muy superior al real, a los compradores les ayudo, con avales, para compensar el sobreprecio y alquilo, a muy buen precio, unas naves de mi propiedad. ¡Negocio redondo!

Futuro calvario para los autónomos

Ser autónomo en España es como ser sparring, en su día, de Mike Tyson, un prisionero político en una cárcel cubana (recomiendo la película “Plantados”, que denuncia las vejaciones, los maltratos continuos y los asesinatos del régimen cubano perpetrados en sus cárceles contra sus presos políticos), o ser rival de Bruce Lee en una lucha a muerte. Reciben/recibimos palos por todas partes y nadie, sobre todo en este gobierno que desprecia la iniciativa, la libertad o la independencia, nos puede/quiere salvar.

Este gobierno nuestro que “no deja a nadie atrás” quiere exprimir a los autónomos (que eran a final del año 2021 la nada despreciable cifra de 3.328.399 personas) hasta que se rindan y se hagan dependientes (de una empresa, del gobierno, de un subsidio, de una pensión, de una ayuda, etc., en definitiva: de ellos).

Si ya era sangrante que un autónomo tenga casi imposible cobrar la prestación por desempleo y que también sea mucho más complicado tener una baja o vacaciones que los empleados por cuenta ajena, a nuestro gobierno se le ha ocurrido un nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social (lo pretende implantar en el año 2023) que va a hacer, en la práctica, que la gran mayoría de los autónomos paguen más (recibiendo las mismas “ventajas” que tenían). Si antes cada autónomo decidía, con un mínimo (294 €/mes para el año 2022), cuánto quería pagar (y como consecuencia, cuánto podría percibir de pensión en el futuro), ahora Sánchez y sus acólitos quieren que se pague en función de los ingresos de cada uno.

El nuevo sistema que pretende aplicar el gobierno tiene más sombras que luces y la propuesta se centra demasiado en cuadrar las cuentas de la Seguridad Social y no tiene en cuenta el “plus de riesgo” que supone emprender y ser autónomo. Se resume en que de los 294 euros actuales de cuota fija mínima se pasará a un sistema progresivo de 13 tramos en función de los ingresos, que se implantará a lo largo de 9 años, de manera que en 2031 la cuota de autónomos podrá variar entre 184 y 1.267 euros.

Por poner un ejemplo: un autónomo que ingrese (no confundir con “que gane”; a sus ingresos debe quitar sus gastos, con lo que lo lógico sería, en su caso, hacerlo sobre el margen) entre 1.500 y 1.700 mensuales (que puede ser una media aplicable a una gran mayoría de ellos), que ahora paga 294 € al mes a la Seguridad Social, pagará mensualmente: 351 € en el año 2023, 413,1 € en el año 2024 y 474,3 € en el año 2025 € y años sucesivos. En resumen: un palo más para los autónomos que, al parecer, pese a crear una gran parte del empleo (que tanta falta hace crear) en España, son una “vaca” a la que hay que exprimir y “putear”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas