Vacaciones, política y economía

Si alguno de los precandidatos obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados y hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos, será proclamado ante el Congreso como candidato único a la Presidencia Autonómica del Partido”. ¿Será Juanjo Imbroda? Muy probablemente.

Hoy, 1 de septiembre, están a punto de terminar o han terminado ya las malditas vacaciones, que sí, ya sé, todo el mundo tiene el derecho de tomar y la obligación -ineludible- de “disfrutar”, si no quiere pasar a ser una especie de apestado, expulsado del orden de lo políticamente correcto. Hoy, o mañana, llega el momento de empezar con la monótona, aburrida, dura, triste tarea de trabajar, de “sufrir”, según la dominante terminología progre.
Eso, trabajar, es lo que estoy haciendo yo en estos momentos y, vaya por Dios, resulta que en vez de sufrir -como me dicen lo progres que tengo obligación de sentir- estoy disfrutando, sin estar de vacaciones. Soy un caso perdido en este mundo progre, eternamente vacacional y obligatoriamente feliz, sin duda. Me temo que, si no cambio -algo sumamente improbable- voy a sufrir mucho todo el resto de mi vida… si esto del progresismo que ordena el Gran Hermano no cambia, si lo “políticamente correcto” sigue siendo tan incorrecto. En mi humilde, triste y sufridora opinión, claro.

El procedimiento de elección del presidente del PP de Melilla.
Para seguir siendo incorrecto y dado que es de actualidad comento que ha habido entre muchos melillenses no poca sorpresa por el hecho de que haya más de un candidato a ser presidente del PP de Melilla, aspirante a ser nombrado en el XIII Congreso Autonómico del partido, el 24 de septiembre de 2022 que, entre otras cosas (apartado c del artículo 3º del Reglamento), deberá “elegir a quien haya de presidir el PP de Melilla y a los 22 vocales del Comité Ejecutivo Económico”. Los candidatos -Juan José Imbroda y Javier Lence, si no surge otro en el último momento, algo muy improbable- “deberán ser avalados al menos por 95 afiliados que se encuentren en pleno uso de sus derechos” -parece que los dos precandidatos citados superarán esa cifra- y deberán presentar candidatura y los apoyos mínimos antes citados “antes de las 20 horas del 6 de septiembre”.
La campaña electoral interna será corta: empezará a las 22.00 horas del 7 de septiembre y terminará a las 24 horas del día 11. La inscripción como compromisarios se puede solicitar hasta cinco días antes de la votación, es decir, hasta el 7 de septiembre a las 20 horas. “Serán proclamados candidatos a la presidencia del Partido, para la elección por los compromisarios en el Congreso, los dos precandidatos que hubiesen obtenido el mayor número de votos válidos emitidos por los afiliados” (elección tipo francés). Pero, y este punto es muy importante tenerlo en cuenta, el apartado i) del artículo 10º del Reglamento dice: “Si alguno de los precandidatos obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados y hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos, será proclamado ante el Congreso como candidato único a la Presidencia Autonómica del Partido”. Es muy probable que, en ese momento, quede despejada la incógnita de quién va a ser el presidente del PP melillense, sin necesidad de esperar al Congreso del 24 de septiembre y al voto de los compromisarios. ¿Será Juanjo Imbroda? Muy probablemente.

La economía melillense
Es un desastre sin paliativos. Hace 25 años, cuando el entonces rey Juan Carlos se quiso deshacer del también entonces presidente del gobierno, el franquista Carlos Arias Navarro, hizo unas declaraciones al periodista Arnaud de Bochgrave donde calificaba a su colaborador de “un desastre sin paliativos”. El mismo calificativo es aplicable, con toda propiedad, al estado de la economía melillense.
Leo en Actualidad Económica que “la innovación reposa sobre los incentivos y la protección de los derechos de propiedad de quienes emprenden esa actividad (Lorenzo Bernardo de Quirós). La apertura de todos los mercados a la competencia, la eliminación de las barreras que la impiden o la lastran, la salvaguarda del orden competitivo, son esenciales para hacer posible la innovación. Lo relevante es la educación secundaria, que es el fundamento de todas las economías avanzadas. Ningún gobierno tiene el conocimiento, la capacidad y la información precisas para planificar la inversión en innovación. El vigente modelo socio-económico es incapaz de generar una explosión innovadora que se traduzca en un crecimiento económico sostenido que eleve el PIB per cápita de los españoles o le acerque al existente en los estados más ricos y desarrollados.
Lo que dice Bernardo de Quirós es válido para el conjunto de España, pero la economía melillense, el PIB per cápita de sus habitantes está todavía más lejos del existente en los países considerados como ricos y desarrollados. Nuestra economía es un patético desastre sin paliativos y los políticos locales deberían estar al servicio de la economía, en vez de servirse de ella para conseguir votos. Ese es el verdadero cambio que necesita nuestra ciudad.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas