Una marea morada inunda Melilla en el Día Internacional de la Mujer reclamando ‘derechos para todas’

Melilla vivió una jornada totalmente feminista con un recorrido de más de dos horas que partió desde Las Palmeras hasta la Plaza Menéndez Pelayo

Al grito de ‘Mi cuerpo es mío’, ‘No estamos todas, faltan las asesinadas’ o ‘Arriba las que luchan’, en torno a 150-180 melillenses se sumaron a la manifestación feminista que tuvo lugar ayer por la tarde

Bajo el lema ‘Derechos para todas, todos los días’, unos 150-180 melillenses se echaron ayer a las calles de la ciudad por el Día Internacional de la Mujer exigiendo derechos e igualdad entre hombres y mujeres. Toda una marea humana que tiñó las principales calles con un reivindicativo color morado feminista.

Desde la explanada de Las Palmeras hasta la Plaza Menéndez Pelayo pasando por el Parque Hernández, Melilla vivió una auténtica fiesta feminista en la que las proclamas reivindicativas eran constantes, como ‘No estamos todas, faltan las asesinadas’, ‘Mi cuerpo es mío’, ‘Abajo el patriarcado’ o ‘Arriba las que luchan’, las cuales fueron vociferadas durante todo el itinerario mientras el ensordecedor ritmo tribal de la batucada expandía el mensaje allá por donde sonaba.

Entre el centenar de almas que componían la manifestación se encontraba además una delegación del PSOE compuesta por la consejera de Igualdad, Elena Fernández Treviño, la Jefa de la Unidad contra la Violencia de Género de Delegación del Gobierno, Laura Segura, la propia delegada del Gobierno, Sabrina Moh, y la vicepresidenta de la Ciudad, Gloria Rojas. También asistieron miembros de los sindicatos UGT, CCOO y SATE-STEs.

Durante el trayecto los alumnos del IES Rusadir y el CEIP Juan Caro realizaron una actuación especial en el Parque Hernández dentro de un corazón compuesto con los restos de rocas rotas, “metáfora a esos corazones rotos y recompuestos de tantas mujeres por efecto de todo tipo de violencia e injusticia”, según señalaron las manifestantes. Unas piedras que “simbolizan el peso soportado por estas mujeres a lo largo de la historia”. Dentro del corazón se encuentran, sin embargo, “todas aquellas conquistas alcanzadas y que están por llegar”.

Un ‘miniconcierto’ improvisado en la Plaza Menéndez Pelayo tras la lectura del manifiesto sirvió como colofón final para una jornada reivindicativa e inolvidable.

“Mucho camino por recorrer y derechos por conseguir”

Durante la lectura del manifiesto feminista tras finalizar la marcha en la Plaza Menéndez Pelayo, se resaltó la idea de que el feminismo es inclusivo, ya que las mujeres que se manifiestan son mujeres con “diversidad funcional, sensorial e intelectual, migradas y racializadas, de todas las edades y sexo, las asesinadas, presas o las que se han quedado en los conflictos armados”.

“Queremos recordar todo lo que la ferviente lucha feminista ha conseguido y reconocer la lucha individual y colectiva de las mujeres en todo el mundo. Estamos aquí y seguimos luchando, porque aún queda mucho camino por recorrer y derechos por conseguir”, expresaron.

Asimismo, exigieron entre otras cosas “políticas públicas”, mayor protección hacia las víctimas, o una educación “sin enfoque machista”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas