Escribe para buscar

Opinión

Tráfico de seres humanos

Compartir
Tráfico de seres humanos

Por: Francisco J. Céspedes Pérez. Subinspector de la Policía Local. Criminólogo

El 30 de julio se conmemora el Día Mundial Contra La Trata. Se estima que 3 de cada cuatro víctimas detectadas son mujeres y niñas que han sido engañadas con falsas promesas de empleo y después violadas, drogadas, encerradas, golpeadas o amenazadas con actos de violencia, o a las que se han impuesto deudas, se ha despojado de su pasaporte o se ha chantajeado. 

Para los grupos delictivos organizados, la explotación de seres humanos puede resultar muy rentable. Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un total de 40,3 millones de personas sufren formas modernas de esclavitud. De ellas, 24,9 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso (incluyendo la explotación laboral y sexual) y 15,4 millones de personas son víctimas de matrimonio forzoso. La trata es también una forma de violencia de género. Para la UNODC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito), el 72 % de las víctimas detectadas en 2018 fueron mujeres (49 %) y niñas (23 %). De acuerdo con las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (ILO/ICMPD, 2006), existirían unos 2.4 millones de víctimas de trata de personas a nivel mundial, de entre las cuales, 43% serían víctimas de trata con fines de explotación sexual, 32% serían víctimas de trata con fines de explotación laboral y 25% se pueden incluir en ambas categorías. 

Según la Oficina sobre Droga y Delito de la ONU (UNDOC, 2006) España figura entre los 20 países de destino de víctimas de trata de personas. De acuerdo al informe relativo a la trata en el mundo del Departamento de Estado Norteamericano, España es tanto país de destino como de tránsito para la trata de personas con fines de explotación sexual y laboral , y la ganancia anual de este delito es de aproximadamente 32 mil millones de dólares. Aunque la forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, cientos de miles de víctimas también han sido objeto de trata con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad de niños o extracción de órganos. 

Los tratantes consideran a las personas meras mercancías, artículos que pueden explotarse y comercializarse con fines de lucro. En Europa, la mayoría de las personas condenadas por trata de personas son hombres, pero las mujeres también están involucradas porque son más efectivas para atrapar a las víctimas ganando antes su confianza.

¿Cuál es el propósito de la trata de personas? 

v Explotar el trabajo o los servicios forzados de una persona, incluida la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud o la servidumbre o la mendicidad.  

v Utilizar a otros para la prostitución o ejercer otras formas de explotación sexual, incluida la pornografía.  

v Finalidad de extracción de órganos.  

v Finalidad de explotación para realizar actividades delictivas. 

En cuanto a las herramientas para luchar contra esta lacra, a nivel internacional, hay que señalar el Protocolo de Palermo, que es el instrumento internacional más reciente respecto a este delito. El Protocolo fue adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas el 15 de noviembre del 2000 y quedó abierto para la firma de los Estados del 12 al 15 de diciembre del 2000 en Palermo, Italia. Fue firmado por 117 Estados y entró en vigencia el 25 de diciembre de 2003.  

Trata de personas / Tráfico ilícito 

La propia ONUDC – United Nations Office on Drugs and Crime- (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito) advierte que efectivamente muchas veces en la práctica puede ser difícil distinguir entre la acción de trata de personas (trafficking in persons) y la del tráfico ilícito (smuggling of migrants), sobre todo, por diversos motivos: 

Ø Las personas que son objeto del tráfico ilícito de migrantes, pueden convertirse en víctima de trata.  

Ø Los traficantes de personas también pueden actuar como traficantes de personas y utilizar los mismos canales en estas dos actividades.

Ø Las condiciones de las personas objeto de tráfico ilícito de migrantes pueden ser tan malas, que es difícil creer que consintieron en ello.  

Sin embargo, las diferencias fundamentales entre ambos fenómenos se centran en los aspectos siguientes:   

Primero, hay una diferencia en el consentimiento, porque en el caso del tráfico ilícito, los migrantes suelen estar de acuerdo con este tráfico, mientras que, por otro lado, las víctimas de la trata nunca están de acuerdo o, si están de acuerdo inicialmente, aquel consentimiento ha perdido todo su valor debido a los actos de los traficantes.  

En segundo lugar, debido a la naturaleza transfronteriza de los hechos, mientras que en el tráfico ilícito siempre incluye el cruce ilegal de fronteras y entrada a otro país, en la trata no necesariamente existe cruce de fronteras, y si lo hay, la legalidad o ilegalidad del cruce no tiene trascendencia. 

En tercer lugar, otra diferencia básica está relacionada con la explotación que siempre se da en la trata, puesto que la relación entre tratantes y víctimas supone una explotación constante de la víctima para generar beneficios al tratante, mientras que la relación entre el traficante y el migrante es una transacción comercial que con frecuencia termina con el cruce de las fronteras.

La trata de personas es, además de una grave violación de los derechos humanos, un problema mundial y uno de los delitos más rentables que existen, que priva a millones de personas en todo el mundo de su dignidad.

Apoyo bibliográfico

• González Rus, J.J. (Dir.) (2013). La criminalidad organizada. Valencia: Tirant lo Blanch.

• Jiménez Serrano, J. (2012). Tráfico de pornografía infantil: dinámica, roles y prevención, en Gac. int. cienc. forense ISSN, Nº 5. Octubre-diciembre, 2012

• www. accem.es

• www.unodc.org

Etiquetas:
Artículo Anterior
Siguiente artículo

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *