Escribe para buscar

Local

Terminan las obras de arreglo de la fachada de Averroes seis años después del derrumbe

Compartir
Fachada de Averroes
Fachada de Averroes

La Ciudad Autónoma exigirá a la empresa constructora una indemnización de más de dos millones de euros

Más de seis años después de que se desprendiera la fachada de Averroes, aquel lejano 25 de junio de 2015, las obras de reparación han sido dados por finalizados. Tras agradecer la “infinita paciencia” de los vecinos durante todo este tiempo, la Ciudad Autónoma anunció ayer su intención de exigir a la empresa constructora de estas viviendas de protección oficial una indemnización de algo más de dos millones de euros por el dolo que, a juicio de la Fiscalía, han sufrido tanto la administración como los propios vecinos.

El consejero de Infraestructuras, Urbanismo y Deporte, Rachid Bussian, y la presidenta de Emvismesa, Yonaida Sellam, visitaron ayer la zona para presentar el resultado de estas obras, de cuya segunda fase el Gobierno actual se hizo cargo.
Bussian explicó que el juicio por este caso iba a tener lugar esta semana, pero ha sido aplazado a febrero. No obstante, insistió en la intención de la Ciudad Autónoma de reclamar esa indemnización para compensar los 1,7 millones de euros que ha tenido que desembolsar como acción sustitutoria.
De este modo, lo que se pretende es que el dinero empleado para recuperar la fachada en distintas fases vuelva a las arcas de la Administración local. Bussian confió en que se haga justicia “por el grave perjuicio que ha provocado a los vecinos” el desplome de la fachada, que podría haber sido “una desgracia” si se hubiera producido otro terremoto importante en la ciudad.
Según explicó, los movimientos sísmicos que se han registrado en Melilla en los últimos años dieron lugar a una gran inclinación de la fachada en diferentes zonas, algo que han tenido que sufrir los vecinos de estas VPO, especialmente en un periodo como el del confinamiento por la pandemia.
Asimismo, justificó la lentitud con la que se han desarrollado estos trabajos al señalar no solo a los plazos administrativos, sino también a las dificultades que entrañaba la propia obra. No en vano, el tipo de andamio empleado en estos trabajos es “muy limitado” y no disponen de él muchas empresas.
El consejero quiso lanzar “un mensaje tranquilizador” a quienes viven en Averroes, asegurando que todos los trabajos realizados han sido revisados por los técnicos y empleando “todos los materiales que no se emplearon al inicio de la construcción”. Además, insistió en que habrá revisiones periódicas.
Sellam, por su parte, agradeció la implicación del equipo de obra de la dirección facultativa y al de la Consejería por “la celeridad con la que puso en marcha la segunda fase”.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *