Simón Sánchez Delgado, in memoriam

«El animismo infantil es la tendencia a concebir las cosas como vivas y dotadas de intenciones» Definición de aquello que hacíamos de niño con los Madelman, los clicks de famobil o los coches. En mi caso ocurrió con un Lancia Beta 1300, yendo incluso un paso más lejos: identificar al vehículo con su dueño. De tal manera que Simón, mientras fui niño, se desplazaba con tranquilidad y seguridad, elegante, discreto y sereno.

En mi última conversación con él, hace unos años, seguía conservando ese motor fiable, aún cuando ya hacía décadas que había cambiado de coche. La dualidad Simón-Maruja, indeleble al paso del tiempo, dejó huella en mi entorno, y así será también en adelante, pues lo bueno y verdadero siempre queda, fielmente asido a la memoria de mi padre, y por tanto a la mía.

Hace años un profesor me habló de la virtud que reside en elegir ser bueno siendo inteligente, y esa opción elegida por él me lleva a Machado, poniendo con estos versos fin a este pequeño homenaje a una buena persona.

“….y no conocen la prisa
ni aun en los días de fiesta.
Donde hay vino, beben vino;
donde no hay vino, agua fresca.
Son buenas gentes que viven,
laboran, pasan y sueñan,
y en un día como tantos,
descansan bajo la tierra.”

Descansa en paz Simón, hasta siempre.

Víctor Torres Amat

Víctor Torres Amat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€