Escribe para buscar

Sucesos

Siete familias de Melilla llevan a los juzgados la matriculación en colegios

Compartir
Imagen de un aula

La desesperante e injusta situación que están viviendo unas familias a las que la Dirección Provincial ignora y no quiere escuchar.
Cuando la mayoría de nuestros hijos tenían menos de un año los matriculamos en el primer nivel del centro infantil del Enrique Soler. Este centro cumple con los requisitos y necesidades familiares de cada uno de nosotros, además de ello, se nos contabilizaba un punto en el baremo para optar a las plazas ofertadas por el Ministerio en ese colegio, esto no garantizaba la vacante, pero nuestro máximo deseo era ese, ya que somos padres trabajadores, la mayoría funcionarios que necesitamos un centro que vele por una conciliación familiar efectiva.
Llega el temido y angustioso momento de las matriculaciones en esta ciudad y quien tenga hijos sabrá entendernos y empatizar con nosotros.
Este año tenemos la mala suerte de que TODO cambia, la SUPUESTA disminución de ratio a 25 en las aulas de Infantil 3 años afecta a muchas familias con centros de trabajo y viviendas en las zonas de influencia de los centros de nuestros distritos.  
Pero, además de eso, la Dirección Provincial aprovecha que estamos en pandemia y hay que realizar las matriculaciones de manera telemática sí o sí y en una plataforma que falla constantemente. Este hecho lo dejamos constar en muchas de nuestras solicitudes donde quedan registradas nuestras incidencias.
Cuando sale la lista provisional nos percatamos de algunos fallos y acudimos al colegio a conocer nuestro supuesto “error” en la solicitud de matriculación y desde el centro nos dicen que lo solventemos puesto que para ello está el PERIODO DE RECLAMACIONES.
Sale la lista definitiva y tal y como dice la palabra es DEFINITIVA pero NO… porque a los dos días la anulan y sacan una tercera lista definitiva la cual no está contemplada ni en forma ni en plazo en el procedimiento administrativo de matriculaciones. En este momento llega nuestra sorpresa e indignación debido a que nos modifican los puestos asignados en las listas definitivas. Ante este hecho acudimos al colegio a preguntar y la respuesta es que por “orden” de la Dirección Provincial tras supuesta consulta a Madrid, se desestiman las reclamaciones realizadas, vulnerando por completo lo recogido el artículo 68 de la Ley de Procedimiento Administrativo donde se establece la subsanación y mejora de la solicitud, pudiendo subsanar o acompañar documentos en un plazo de diez días. Esto nos genera indefensión, ya que se amparan en una “Ley” que no recoge explícitamente lo que ellos manifiestan. Ante esto acudimos a un abogado y presentamos nuestros recursos de alzada.
Decidimos interponer un recurso de alzada en el mes de junio y la Dirección Provincial tarda tres meses, tres angustiosos meses, un verano con el corazón en un puño y nos desestima que se anule esa segunda lista definitiva como reclamábamos. Así que ahora nuestra única y última opción es que nos ampare la justicia.
Desde hace muchos años Melilla tiene la ratio más alta de España, la administración no se ha molestado en crear centros suficientes para albergar en cada aula el número de alumnos que dicta la ley. En educación infantil y primaria se establece como máximo veinticinco alumnos y tenemos colegios en los que llegan a ser treinta y ocho.
Este curso vuelven a cambiar todas las cosas… cambian el baremo y aprovechan que está cerrada la frontera para ser ejemplares y establecer que en todas las aulas de tres años sólo tengan veinticinco alumnos por clase, da igual, que en cuatro años estén, por ejemplo, a treinta y cuatro. Ahora los de tres años van a ser máximo “veinticinco” así que nuestros hijos, por muy poco, se quedan fuera del CEIP Enrique Soler donde han cursado la primera etapa de la Educación Infantil y se le asigna otro centro.  Pero, ¿ están todos los colegios de Melilla a veinticinco en sus aulas de tres años? La respuesta es NO. Hay colegios públicos en este curso 2021/2022 con 26, 27 y hasta 29 alumnos, los niños no están en los listados oficiales, pero sí de forma extraoficial y con vistas a poder realizar la matricula cuando las aguas se calmen. Algunos somos docentes y tenemos también información real de la situación en esas aulas. Intentamos hablar con la inspección educativa solicitando cita telefónica y es imposible. Nos llaman y nos dicen que nos pasan con escolarización y más imposible todavía es poder tener una cita presencial en la Dirección Provincial.  
Melilla es pequeña, todos nos conocemos y la información que nos llega es del tipo: “todos los colegios son iguales”.
Los padres tenemos también derecho a la elección de centro y si elegimos ese colegio es porque cumple con nuestra posibilidad REAL para conciliar, ya que tiene aula matinal, comedor, cercanía, actividades extraescolares, etc… Desde el colegio se están haciendo gestiones para aumentar a dos alumnos más por clase para que nuestros hijos puedan continuar sus estudios con sus compañeros y así tengan continuidad. Ojalá recapaciten desde la Dirección Provincial, ojalá entiendan nuestras peticiones y ojalá podamos llevar por fin a nuestros hijos al colegio.

2 Comentarios

  1. Sino se escolarizaran los niños de José Palazon año tras año la cosa estaría mejor, a parte de los otros niños que viven en el Real y se matriculan en el centro… O viceversa… Que casualidad el Enrique Soler… Y porque no el León Sola? O Mediterráneo?

    Responder
  2. Guillermo 05/10/2021

    Estoy con todas esas familias de acuerdo mi hijo cómo español lleva más de 2 años esperando a entrar en el colegio español Jacinto Benavente de Tetuán en Marruecos con la sorpresa q sólo están admitiendo niños de Marruecos de alto poder adquisitivo 1800e pagan oh por q sus padres pagan con favores a los funcionarios de dicho colegio es una vergüenza lo que les pasa a ustedes

    Responder

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *