Escribe para buscar

Local

Sanciones de hasta 3.000 euros por tirar la basura fuera de horario

Compartir
Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad

La Policía Local va a destinar una patrulla con agentes de paisano para detectar a quienes no cumplen la ordenanza municipal de limpieza, y se va a solicitar permiso a la Delegación del Gobierno para instalar cámaras de videovigilancia

La Ciudad Autónoma de Melilla anunció ayer un refuerzo de la vigilancia para el cumplimiento de las ordenanzas de limpieza, especialmente en lo referido al horario para depositar la basura en los contenedores, que conlleva una sanción de hasta 3.000 euros en caso de que no se haga en los horarios establecidos. El consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, admitió que dichos horarios no se cumplen, sobre todo en 22 ubicaciones donde se ha detectado que se deposita basura en los contenedores de manera continua a lo largo del día.

Por ello, la Policía Local va a destinar una patrulla con agentes de paisano para detectar a las personas que no cumplen la ordenanza municipal de limpieza, y la Consejería de Medio Ambiente va a solicitar permiso a la Delegación del Gobierno para instalar cámaras de videovigilancia, ya que considera que pueden tener un efecto disuasorio “bastante importante”.

Esas 22 ubicaciones se encuentran repartidas “en prácticamente toda la ciudad”, dijo Mohatar. Entre ellas, citó el barrio del Hipódromo, la salida de los Pinares, que calificó como “una zona bastante conflictiva” porque “se tiran muchos residuos”, así como Cabrerizas, donde “hay una especie de vertedero ilegal”.

La zona del Paseo Marítimo, que “da muchos problemas porque no se respeta el horario”, y la calle Vía Láctea, en la Cañada de Hidum, son otras de las 22 ubicaciones detectadas por el área de Medio Ambiente, en las que se va a incidir en el control de la Policía Local para que se cumplan las ordenanzas.

Escombros y enseres

Al mismo tiempo, se va a llevar a cabo una campaña de concienciación “contundente e importante”, que arrancará la próxima semana, para atajar este problema, que no solo se limita al incumplimiento de los horarios para tirar la basura, sino también supone el vertido de escombros y de enseres en la vía pública y otras zonas de la ciudad.

Respecto a los escombros, el consejero de Medio Ambiente recordó que el depósito de la primera tonelada en el vertedero es gratuito, si bien aparecen vertidos en zonas protegidas como los Pinos de Rostrogordo o el Río Nano, algo que está “totalmente prohibido”.

En cuanto a los enseres, subrayó que se trata de un servicio gratuito, que incluso se ha reforzado con dos furgonetas diarias que recogen cualquier electrodoméstico o mobiliario de viviendas cuyos propietarios se quieren desprender de ellos, para lo cual solo tienen que hacer una llamada telefónica y, en menos de 24 horas, dicho servicio pasa a recogerlos en horario de mañana y tarde.

El consejero de Medio Ambiente reconoció que este problema, que “da muchos quebraderos de cabeza”, se ha incrementado con el cierre de la frontera debido a la pandemia, ya que muchos de los enseres que se dejaban en la vía pública en Melilla eran recogidos por personas que luego los pasaban a Marruecos para intentar reutilizarlos.

Hassan Mohatar destacó el esfuerzo que lleva a cabo su consejería en materia de limpieza, cuyo contrato público supone un desembolso anual de 14 millones de euros y es el más importante de la Ciudad Autónoma. Apuntó que “la empresa tiene que mejorar y mucho” el servicio que presta, pero también puso el acento en el “incivismo” de la gente.

La población, insistió el consejero, debe cumplir “unas mínimas normas de respeto” a la normativa y respetar los horarios y el uso de los diferentes contenedores que hay en la vía pública, ya que “no se puede permitir la imagen que se está dando en algunas zonas”, donde el esfuerzo en limpieza desaparece en cuestión de pocas horas.

Comercio y hostelería

La campaña de concienciación también se va a extender a los comercios y el sector de la hostelería, con el fin de que colaboren depositando los residuos en los contenedores correspondientes, sobre todo en el caso del aceite doméstico en el caso de bares, cafeterías y restaurantes, a los que recordó que existe el contenedor específico de color naranja.

También en este punto, censuró que haya establecimientos hosteleros que arrojen residuos orgánicos a los contenedores sin haberlos depositados previamente en bolsas, por lo que mostró su interés por ir cambiando esa dinámica. 

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *