Puerta grande para la afición

Melilla dijo un sí rotundo a los toros llenando los tendidos de la plaza de toros en su 75 aniversario. ‘El Cordobés’, ‘El Fandi’ y Gonzalo Caballero, a hombros

Por Ricardo Fernández

Tarde de auténtica fiesta ayer en ‘La Mezquita del Toreo’. Se cumplieron los 75 años del coso melillense a lo grande. Llenazo en los tendidos. 6.500 espectadores que se lo pasaron en grande durante las tres horas y media que duró el festejo.

Organizar la corrida de feria sin ayuda alguna por parte de la Consejería de Cultura y Festejos, fue una apuesta arriesgada, difícil y muy complicada. Fue lanzar una moneda al aire y afortunadamente salió cara. Melilla dijo un sí rotundo a los toros inundando los tendidos de colorido y alegría. Esperemos que tomen nota y no sigan dándole la espalda a un espectáculo que les guste o no, forma parte de nuestra cultura. Se debe gobernar para todos, incluido para los seis mil quinientos asistentes que se dieron cita ayer en el coso melillense. Al final, rotundo éxito y puerta grande para los diestros y para la afición local.
Con el recuerdo a las víctimas ocasionadas por la pandemia producida por la Covid-19 y tras escuchar el himno Nacional de España, dio comienzo la corrida conmemorativa del 75 aniversario.

Gonzalo
Salió por la puerta grande junto a sus compañeros de terna haciendo el joven torero madrileño lo más destacado de la tarde con el que cerró plaza, el astado de Albarrán con más posibilidades de un encierro que defraudó. Corrida sin fuerza, inválida y descastada. Al menos tuvo nobleza.
El diestro madrileño fue clave para la organización del festejo taurino. Él tiró del carro junto a empresarios peninsulares y Román Criado y su hijo ‘El Goy’. Enhorabuena.
Lo más artístico fue con la muleta en su mano derecha, muletazos llevándolo muy mimado, a media altura y cuidando la poca embestida que le ofrecía al torero que se presentaba ante la afición melillense. Lo mató de una estocada cortando dos orejas. Gonzalo brindó ese toro a ‘Manolete’ del Bar Aragón, padre de Borja Garcés, íntimo del diestro. El primero, que hizo tercero, se lo brindó a ‘El Goy’ y a base de arrimarse y de exprimir al máximo las nulas embestidas del astado, lo mató con un estoconazo, rodando el toro sin puntilla. Otras dos orejas. Triunfo de Gonzalo Caballero dentro y fuera de la plaza. Gracias torero.
Manuel Díaz ‘El Cordobés’ tuvo el peor lote con diferencia de la tarde y la mala suerte de tener que matar los dos sobreros. Sin fuerzas y apenas agarrados al piso, sacó jugo a las medias embestidas, con desplantes marca de la casa y sobre todo, el buen manejo de la tizona, hizo encandilar a una afición cariñosa siempre con todos los actuantes.
A David Fandila ‘El Fandi’ tampoco le acompañó la fortuna en el sorteo. Espectáculo en el tercio de banderillas como siempre, a su primero lo cuajó por ambos pitones pero siempre sin obligar, cuidando mucho la escasez de fuerza de su oponente. Lo mató de estocada, cortando el rabo. En el quinto, lo intentó pero se quedó sin toro, cortando otro apéndice, premiando la voluntad del diestro granadino.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas