Escribe para buscar

La Semana

Pensiones, interinidad y temporalidad.

Compartir
Protestas contra los recortes en las pensiones

En el sector privado, un contrato debe pasar a ser indefinido cuando el trabajador ha estado contratado durante más de 24 meses por la empresa. Si el trabajador ha firmado dos o más contratos temporales, dentro de un plazo de 30 meses, también debe su contrato pasar a indefinido.

Europa lleva mucho tiempo detrás de España para que se reduzca la temporalidad, que es muy alta en nuestro país, especialmente en el sector público, en el que es de un 32%, diez puntos por encima del porcentaje del sector privado.

Todos los interinos que lleven en su puesto al menos cinco años podrán ser convertidos en fijos sin opositar. El Gobierno ha acordado con PNV y ERC reducir a la mitad el plazo de 10 años que inicialmente se fijó, medida que ya causó dudas por su posible inconstitucionalidad.

Los interinos que ocupen un puesto en la Administración Pública “de forma ininterrumpida” desde al menos el 1 de enero de 2016, podrán ser convertidos automáticamente en funcionarios. “Estos procesos, que se realizarán por una sola vez, podrán ser objeto de negociación en cada uno de los ámbitos territoriales de la Administración del Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales y respetarán, en todo caso, los plazos establecidos en esta norma”, explica el acuerdo. “Eso quiere decir que la potestad de convertir a esos trabajadores en fijos será de cada Administración”, añadieron la semana pasada desde Función Pública.

El pasado miércoles se publicó el Operational Arrangement, que es el pacto del Ejecutivo de Pedro Sánchez con la Comisión Europea para el desembolso de fondos del Plan de Recuperación. En ese acuerdo, el Gobierno se compromete a un nuevo recorte de las pensiones a cambio de recibir los fondos europeos. En el documento, de más de 300 páginas y que ha sido suscrito por el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, Bruselas señala que, a finales de 2022, España debe llevar a cabo “la entrada en vigor del ajuste del periodo de cómputo, alargándolo para el cálculo de la pensión de jubilación”.

Las pensiones, cuyo cálculo se basa actualmente en los últimos 25 años cotizados, son un tema que nos afecta o afectará a todos y las cuestiones que las puedan modificar (normalmente bajar) no deben tratarse a escondidas (la exigencia de la Comisión Europea la sabe nuestro gobierno desde hace mucho tiempo) o sacarse como un tema nuevo e inevitable. Es evidente que nuestro inútil e incapaz gobierno, que habla mucho de diálogo pero odia tener que pactar con otros que no sean sus socios (Podemos) o semi-socios (PNV, ERC, Bildu, etc.), no sabe de dónde va a sacar el dinero para poder mantener las actuales y pagar las futuras. Su solución siempre suele ser la misma: más impuestos: aumentar durante algunos años las cotizaciones de empresas y trabajadorespara crear un colchón. Esta iniciativa, sería temporal y se llevaría a cabo entre 2023 y 2032. Se pretende subir las cotizaciones un 0,6% y que de ese alza, un 0,4% lo sufrague el empresario y el 0,2% restante, el empleado; o más recortes: en vez de tomar los últimos 25 años para el cálculo de la pensión, quieren que se tomen los últimos 35 años, lo que en la práctica supondrá, para una gran mayoría de ciudadanos, pensiones más bajas en el futuro.

En resumen, la solución de nuestro gobierno para las pensiones es aumentar las cargas  de la seguridad social a las asfixiadas empresas y trabajadores. No se pueden pedir peras al olmo…

Sobre los interinos que pasarán a ser fijos, surgen varias cuestiones: ¿Qué pasará con los interinos que lleven casi 5 años en el mismo puesto?; ¿Se les despedirá?; ¿Supondrá una futura caída en la interinidad y en las contrataciones del sector público?

Sobre la temporalidad en España se me ocurren las siguientes cuestiones: ¿Por qué se lleva a rajatabla en el sector privado la conversión de contratos temporales (ver el primer párrafo) en indefinidos y en el sector público (sobre todo en la sanidad y la educación) se permiten sucesiones de contratos de varios meses sin que se pasen a indefinidos? ¿No sería lógico compensar de alguna manera a tantos trabajadores (no funcionarios) que trabajan para el sector público hora un mes, hora tres meses, hora en este hospital o colegio, hora en el otro; pero nunca acaban siendo fijos?.

La temporalidad que oculta una relación estable y permanente, da igual que sea en el sector público o en el privado, debe ser cambiada por estabilidad, pero hay que crear los mecanismos para que no se provoque un problema mayor de falta de contratación y paro.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *