“Para 2022 no pido mucho, solo un año normal, de los de antes”

Yonaida Sel-Lam

Entrevista a Yonaida Sel-Lam, viceconsejera de Vivienda y Línea Verde y presidenta de la sociedad pública Emvismesa

Yonaida Sel-Lam repasa el año 2021 y admite que la crisis del covid lo sigo condicionando todo. Por ello, para este 2022 no pide grandes cosas, solo un año “como los de antes” de la pandemia. También repasa la situación política y el año preelectoral en los que nos hemos adentrado.

¿Qué balance hace del año 2021?

Igual que para otras muchas empresas melillenses, la pandemia ha marcado nuestra actividad y el personal ha tenido que realizar un esfuerzo importante para mantener unos servicios y atenciones que en estas circunstancias eran más necesarios que nunca, por la crisis económica que vive la Ciudad por el COVID y el cierre fronterizo. 

Hemos incrementado las ayudas por arrendamiento, hemos continuado con la gestión del suelo para la construcción de viviendas y puesto en marcha diversas promociones o sentado las bases para el futuro. En definitiva, hemos tratado de dar lo mejor, aplicando la máxima de que cuanto peores son los tiempos, más necesario es dar lo mejor de nosotros mismos, con nuestros aciertos y también con nuestros errores.

¿Qué espera de 2022?

No pido mucho, solo un año normal, de los de antes, en el que los ciudadanos podamos recobrar la normalidad en nuestras relaciones sociales y económicas y crecer juntos como pueblo. 

Entramos en un año preelectoral ¿cómo cree que va a afectar en la gestión de sus áreas esta circunstancia?

En nada, la gestión de mi área está muy apartada del electoralismo y los esfuerzos realizados en estos años atrás darán sus frutos en unas fechas marcadas hace mucho tiempo. Además, las necesidades sociales en materia de viviendas no se solucionan con trucos de magia sino con inversión y tiempo. 

Después de dos año y medio en tareas de Gobierno así como diputada en la Asamblea ¿la experiencia vivida le invita a repetir?

Sí. En mi vida, desde muy joven, siempre me ha acompañado una vocación de servicio público, ya fuera desde las instituciones o desde diferentes asociaciones y entidades civiles.  Es un compromiso vital que espero no se agote nunca. Otra cosa será lo que la realidad me depare y el lugar en el que lo desarrolle mi compromiso social. 

Durante este tiempo, ¿cuál ha sido su mayor satisfacción o cuál su mayor desengaño?

La gestión política siempre se mueve entre lo que deseas realizar y lo que puedes hacer. Es una paradoja, pero mí, mi mayor satisfacción ha sido ver salir a gente de mi despacho con sus problemas de vivienda solucionados y mi mayor desengaño la incapacidad para resolver y atender las demandas sociales que veo todos los días. 

Viviendas y Medio Ambiente son áreas muy diferentes ¿en cuál de las dos se siente más cómoda y cuál le da los mayores dolores de cabeza? 

Obviamente estoy más cómoda en Medio Ambiente, entre otros motivos porque los dramas personales de las personas sin vivienda causan muchos desvelos. Cómo decía el gran Azaña: «La vida ofrece a cada criatura su copa de amargura”.

2022 será un año también importante para CPM porque están su congreso y preparar las elecciones municipales de 2023 ¿qué cree que puede suceder en el seno de su formación?

CpM es un partido unido y cada vez más fuerte. Lo demuestran los resultados y las expectativas de crecimiento electoral que tenemos. En la unión y cohesión está nuestra fortaleza, así que espero que caminemos en el mismo sentido, aprovechando la experiencia que nos da tener responsabilidades de gobierno y la responsabilidad de representar a los más necesitados de nuestra ciudad.  

En el último Pleno tuvo un rifirrafe con Vox a raíz de su postura sobre el tamazight ¿cómo valora lo sucedido?

El tamazight es la lengua materna de más de la mitad de la población de Melilla, está protegida por la Constitución y por el Estatuto de Autonomía de Melilla, además de por instrumentos y acuerdos internacionales. De modo que la pregunta no es cómo valoro lo sucedido, sino como valoran ustedes y la sociedad melillense que alguien pueda llamarla extranjera. O lo hace desde la ignorancia o desde la provocación y no sé cuál de las dos respuestas es peor para un cargo público.  

Por último, ¿cree que estamos ante el final de la epidemia o piensa que 2022 aún será un año duro por esta enfermedad que ha trastocado la vida de todos?

Si algo hemos aprendido en estos casi dos años de COVID es que no hemos aprendido nada. Nadie en el mundo puede contestar esta pregunta con un mínimo de certeza, por tanto, no quiero hacer predicciones. Si acaso pedir algo: que nos cuidemos unos a los otros, especialmente a nuestros mayores, y que pensemos que solo la solidaridad mundial nos permitirá volver a la normalidad. SI el virus no entiende de fronteras, es absolutamente inútil que el ser humano las ponga.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas