Noticias que todos ya conocíamos. Slava Ukraini.

El paso de las semanas no puede hacernos olvidar la terrible lucha en que se ve envuelto el pueblo ucraniano, motivada por la ilegal y salvaje invasión ordenada por Putin.

En este periódico aparecen, con frecuencia, referencias sobre la lucha, lo que nos hace contemplar ¿esperanzados? la continuidad del apoyo del pueblo español a Ucrania, válido políticamente, aunque muy pequeño en lo material.

En el contexto de esta guerra, un representante del Ministerio de Defensa ucraniano dijo recientemente: “Un pequeño ejército soviético no puede vencer a un gran ejército soviético, tenemos que luchar asimétricamente». Eso es una ‘noticia’ que ya conocíamos con antelación a que se produjera, ya que es lo que ha estado haciendo el ejército ucraniano, con un éxito significativo, desde el principio de la guerra. Aunque ahora, al efectuar más acciones en profundidad, en el terreno ocupado por los rusos, se vea reflejado en titulares periodísticos.

Los principios fundamentales del arte de la guerra, recordados recientemente en este medio por uno de sus colaboradores, siguen plenamente vigentes, todos y cada uno de ellos. Nadie puede discutir la voluntad de vencer de los ucranianos, pero tampoco se puede negar que precisaban ejercer una libertad de acción, de la que con frecuencia no disponían, al ser manifiestamente necesario priorizar la defensa, ante los muy poderosos ataques iniciales rusos. Y también muy importante es la capacidad de ejecución, proporcionada por los nuevos medios de que ahora disponen, aunque en número muy escaso, los ucranianos.

Citar que, en mi opinión, todos los demás principios, difusos o no, son claramente subordinados a los tres fundamentales. También pienso que, o sea, malos para el que así lucha. Permitan que utilice un ejemplo futbolístico. Los jugadores preguntan al entrenador cómo van a defender los ataques de Benzema y Vinicius, a lo que este les contesta algo parecido a “emplearemos una defensa de tres, que podría cambiar a cuatro cuando ataquen los dos a la vez, siempre que el balón no lo lleve Modric, y entonces las zonas podrían ser suplementadas con marcaje individual alternativo, según quien tenga el balón” ¿Es suficientemente difuso? Todos y cada uno de Ustedes, aunque no sepan de fútbol, instintivamente conocen cual será el resultado de esta táctica difusa. Lo difuso tiende a ser confuso.

Resaltar un aspecto en el que el ejército ucraniano parece estar dando lecciones al mundo: “al diablo con la táctica y sus principios y veamos de qué se trata”. Esta frase, como muchísimas otras, hay quien se la atribuye a Napoleón Bonaparte, supuestamente dicha en una reunión de toma de decisión con sus mariscales. Independientemente de la autoría, resulta claro que el éxito depende de la aplicación flexible de los principios, de la adaptación de su aplicación a la misión y a la situación del momento y futura previsible. Ucrania lo está haciendo bien y rápido. Rusia, no tanto.

La falta de derechos humanos en China

Otra ‘noticia’ reciente, que tiene decenas de años de antigüedad, es la casi absoluta falta de respeto a los derechos humanos existente en China, desde los más básicos. En un informe publicado el pasado miércoles, la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas acusó a China de cometer graves violaciones de derechos humanos, que «pueden constituir crímenes internacionales, en particular crímenes contra la humanidad”. La inclusión de la palabra ‘pueden’ constituye, por sí misma, una traición al contenido del informe, ya que éste se refiere a la detención masiva de uigures, y otros grupos predominantemente musulmanes, en Xinjiang. Y a su internamiento en ‘campos de reeducación’, siguiendo la nomenclatura preferida por las tiranías comunistas, al referirse a la supresión de cualquier tipo de pensamiento democrático o libre, que pudieran tener los internados.

Es de resaltar que el informe se hizo público tras casi un año de espera, de resistencia a la presión efectuada por grupos de defensa de los derechos humanos. Y se publicó, finalmente, tan solo unos minutos antes de que Michelle Bachelet, la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, dejara el cargo. Resulta enormemente significativo de la naturaleza humana el realizar acciones ‘políticamente heroicas’ cuando ya no van a tener repercusiones negativas para quienes las realizan. Algo similar ocurre con algunos políticos en Estados Unidos, que tan solo manifiestan sus ideas reales, no las predominantes en su partido, cuando van a dejar la política activa.

La presidencia del PP en Melilla.

Esta es una ‘noticia’ de hace lustros, la presidencia de Imbroda, pero que se ha visto influida por una verdadera noticia, la presentación de Javier Lence como candidato. Curiosamente, la aparición de un candidato diferente se produce cuando Imbroda parece ser más fuerte, con el apoyo expreso del PP nacional.

Podríamos entrar ahora en todo tipo de conjeturas ya que, al menos yo y parece que muchos otros, no tenemos conocimiento de hechos o posibles intenciones, reales, del nuevo candidato ¿Realmente aspira a lograr la presidencia, aún sin contar con el apoyo del PP nacional ni tampoco con el del aparato del partido local? ¿Hay un acuerdo secreto entre los candidatos, para lograr fines que desconozco? ¿Tiene Lence información sobre Imbroda, o sus circunstancias, que cree podrá utilizar en su beneficio electoral? ¿La candidatura es, en realidad, un intento de forzar un acuerdo preelectoral, para favorecer las aspiraciones políticas poselectorales de Lence?

Podría hacer una suposición, aventurada, que por tanto me reservo.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas