¿Mohand a Coalición por Melilla?

Mohamed Mohand

La pregunta está en el aire, pero cada vez hay más voces que no tienen dudas y lo dan por hecho. Por mucho que el propio Mohamed Mohand reiterara hace dos días, en la rueda de prensa posterior al anuncio del PSOE de que le había pedido el cese y la entrega del acta de diputado, que él formaba parte del partido desde que se afilió con 16 años, que paga “religiosamente” las cuotas del PSOE y de Juventudes Socialistas, y que no ve motivos para que lo expulsen como militante y diputado del grupo que conforma, aún, junto a sus tres compañeras de bancada.
Apenas una hora después, en el Consejo de Administración de INMUSA no parece que se comportara como un miembro del PSOE ni que defendiera los intereses de su partido, teniendo en cuenta que dio pie a una votación que terminó con la sociedad que controla Televisión Melilla en manos de Coalición por Melilla. Una más, y ya son tres, haciendo pleno, porque el partido de Aberchán preside Emvismesa, INMUSA y también Promesa a través de un tránsfuga al que colocó en el Consejo de Administración como uno de sus representantes. Sin escrúpulos.
El PSOE se apresuró ayer a recordar que le corresponde presidir INMUSA y que propondrá para ello a la consejera Elena Fernández Treviño, a la que primero tendrá que nombrar su representante en el Consejo de Administración quitando de allí a Mohand. Lo que se desprende del breve pronunciamiento del PSOE es que en absoluto está de acuerdo con que Coalición por Melilla esté presidiendo INMUSA, algo que propició Mohand con su dimisión y permitiendo una votación en la que se negó la representante del otro socio de Gobierno, Cs, que además es la vicepresidenta y debería haber asumido los mandos hasta la designación de un nuevo presidente, tal y como sucedió en Promesa con Emilio Guerra tras la dimisión de Julio Liarte.
Pero no solo por esto Mohand parece a los ojos de cada vez más gente como un caso de transfuguismo a Coalición por Melilla. También porque con su negativa a entregar el acta de diputado, deja a su partido con tres miembros en el Gobierno y sin poder para equilibrar las fuerzas en el Consejo de Gobierno junto al presidente, como sucedía desde que empezó la legislatura. Para corregirlo, el partido de Aberchán tendría que rebajar a alguno de sus cinco consejeros a viceconsejero.
Por ahora no ha dado muestras de tener intención de ello ni parece que las vaya a tener, por lo que el único que puede equilibrar de nuevo esa balanza es el propio Eduardo de Castro cesando a alguno de los consejeros cepemistas, algo que no va a suceder por su papel de mero figurante en el Gobierno, cada vez más demostrado. En su mano tiene ese poder, pero no lo va a ejercer aunque ello suponga aceptar que Aberchán les ha ganado la partida, numéricamente, a los dos socios. La otra opción es que Mohand deje de retener un escaño improductivo para el partido al que dice pertenecer. Pero una cosa es el dicho, y otra, los hechos.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€