Escribe para buscar

Festejos

Melilla vive un Aid El Kebir “histórico” por el aumento de usuarios en las carpas habilitadas para el sacrificio

Compartir
Carpas Aid El Kebir Melilla

A falta de conocer las cifras oficiales, que serán facilitados hoy, Mohamed Mohand dijo que había más familias utilizando estos puntos temporales de sacrificio respecto al año pasado, que ya de por sí había sido “histórico” en sus resultados

Melilla celebró ayer un Aid El Kebir “histórico”, en palabras del consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand, por el aumento de familias que deciden utilizar las carpas habilitadas por la Ciudad Autónoma para cumplir el rito del sacrificio. Este año, a falta de conocer las cifras oficiales, el consejero dijo que había más familias utilizando estos puntos temporales de sacrificio respecto al año pasado, que ya de por sí había sido “histórico” en sus resultados.

Mohamed Mohand acudió a una de las carpas habilitadas en el barrio del Tiro Nacional acompañado del director general de Salud Pública, Juan Luis Cabanillas, para comprobar cómo se estaba desarrollando esta jornada festiva y confirmar, por el aumento del uso de estas instalaciones, que en Melilla se está dando “un cambio en los hábitos que venimos arrastrando desde siempre”.

Según explicó, una de las carpas tuvo que ser trasladada desde los Altos del Real, donde estaba prevista su instalación, hasta el Tiro Nacional, debido a que la toma de agua, necesaria para dar este servicio, estaba siendo utilizada por el centro de acogida a los extutelados que se ha habilitado en la Ciudad del Fútbol.

En total, fueron once las carpas habilitadas por la Ciudad Autónoma con un importante “esfuerzo” que, según apuntó el consejero, cuenta con cada vez mayor respaldo y aceptación por parte de la ciudadanía melillense. “Se ve con el incremento de su uso”, dijo Mohamed Mohand, que hoy facilitará los datos del número de borregos sacrificados en estas instalaciones temporales.

Por ahora solo se conocen los resultados del matadero, donde ayer fueron sacrificados en torno a 70 corderos de familias que no podían realizar el sacrificio en sus casas por vivir en pisos y no tener otros espacios donde cumplir con la tradición. Allí, los usuarios recogían el borrego ya listo para cocinarlo en casa, ya que el sacrificio lo realizan los matarifes y el resto del personal de esta instalación municipal.

Tradición

En cambio, las carpas habilitadas por la Ciudad Autónoma permiten que sean las propias familias las que sacrifiquen el animal y prepararlo para celebrar el Aid El Kebir. Así ocurrió en los once puntos de sacrificio temporal instalados en diferentes barrios de Melilla, adonde acudieron las familias, equipadas con sus mascarillas, tras finalizar el rezo del Aid El Kebir.

De esta forma, pudieron cumplir el precepto religioso basado en un pasaje de la Biblia en el que Dios le pide a Abraham que, como prueba de fidelidad, sacrifique a uno de sus hijos, aunque finalmente es sustituido por un cordero.

Las familias pudieron llevar a cabo el rito del sacrificio siguiendo la tradición, a cargo del cabeza de familia con sus propias herramientas de utillaje. El resto de los miembros de la familia ayudaban en tareas de limpieza del propio animal y el despiece.

La Ciudad Autónoma, por su parte, dotó estos puntos de sombra con la carpa, y también con ganchos, herramientas y una toma de agua, al tiempo que destinó operarios, vigilantes, veterinarios y un servicio constante de limpieza y recogida de residuos.

La pandemia

La festividad más importante para la comunidad musulmana, que en la ciudad abarca a la mitad de la población, ha estado marcada este año, por segundo consecutivo, por la crisis sanitaria del coronavirus.

Una de las tradiciones que se ha visto afectada por la pandemia ha sido la celebración del rezo multitudinario, que se suele celebrar al comenzar la jornada en el campo de fútbol ubicado junto al cuartel de la Legión, si bien la Comisión Islámica de Melilla (CIM) decidió suspenderlo y limitar este rezo a las mezquitas para evitar aglomeraciones por un “principio de prudencia”.

El consejero destacó ayer en sus declaraciones el esfuerzo realizado para poder celebrar la Pascua del Sacrificio en un contexto de pandemia como el actual, algo que ocurre por segunda vez, después del “esfuerzo titánico” del año pasado, y la organización para que se pueda cumplir con esta tradición de una manera “ordenada”.

Confió en que el próximo año se pueda celebrar el Aid El Kebir ya sin el contexto de pandemia y habiendo dejado atrás la situación sanitaria.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *