Melilla Hoy lanzará el sábado 29 la primera entrega de tazas con estampas melillenses

Primera taza de la colección con una serigrafía de la Plaza de España.

Se trata de una colección única donde los próximos seis sábados se pondrán a la venta cada una de estas piezas cerámicas junto con el conjunto Melilla Hoy-Marca.

Con imágenes históricas de la Ciudad, el periódico de Melilla pondrá a la venta, por un precio simbólico, un maravilloso coleccionable de seis tazas repartidas semanalmente, que se podrán adquirir en la propia sede del diario o en los establecimientos de venta habituales del Melilla Hoy.

De este modo, el sábado día 29 de enero, por tres euros (que es lo que cuesta el conjunto Melilla Hoy-Marca más la taza), los interesados podrán hacerse con la primera pieza, que hará referencia a la Plaza de España.

A partir de la siguiente entrega, que corresponderá al sábado 5 de febrero con una estampación de la calle General Macías, cada taza costará 2,95 euros, que junto a éstos periódicos (Melilla Hoy-Marca), por menos de 5 euros en total, el lector se llevará un inolvidable recuerdo de los barrios y lugares más emblemáticos de Melilla en la época de los años 20. Fotografías de colección, realizadas en tonos sepias y cuidadosamente serigrafiadas por Gráficas La hispana, que destacan sobre un fondo de color blanco en el que están realizadas estas piezas cerámicas.

Adelantamos que, entre los lugares escogidos, se encuentran la Plaza Héroes de España, el barrio del Real, la calle Arturo Reyes o General Polavieja.

Además, en cada entrega, se obsequiará con una breve historia del lugar fotografiado y se ofrecerá la posibilidad, tras completar la colección, de adquirir, por diez euros, un elegante soporte de madera para colocarlas.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

El periódico de Melilla, un orgullo

Empiezo esta Carta el domingo por la mañana, tras haber leído -orgulloso y feliz- un periódico extraordinariamente bien impreso de 84 páginas que se vende