Melilla centra el 8M en el mayor impacto negativo de la pandemia sobre las mujeres

La Asamblea de Melilla se sumó este martes a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer con una declaración institucional que puso el foco en el “impacto más negativo” que ha tenido la pandemia del coronavirus para las mujeres que en el caso de los hombres.

Este manifiesto lo leyeron ayer varios miembros de la Cámara melillense y de la Delegación del Gobierno en la puerta del Palacio de la Asamblea poco después de que fuera aprobado por unanimidad en un pleno extraordinario donde se ausentaron el único diputado de Vox en la Cámara, y también el diputado no adscrito y expresidente de Vox, Jesús Delgado Aboy.
En el pleno y también antes de que comenzara el acto a las 12.00 horas, la consejera de Igualdad, Elena Fernández Treviño, tomó la palabra para hacer una mención especial este 8M a las mujeres de Ucrania y destacar el sufrimiento de las mujeres en las guerras.
Fernández Treviño agradeció el apoyo de los grupos políticos de la Asamblea a este texto y aprovechó para lanzar un mensaje a Vox, que se abstuvo en la aprobación del manifiesto en la comisión y se marchó del pleno, dejando claro que “su negativa y silencio siempre hará cómplices a quienes agreden a las mujeres”.
La declaración institucional de este año se hace eco del Informe anual sobre la brecha de género del Foro Económico Mundial, según el cual la pandemia del coronavirus ha sumado 36 años al tiempo necesario para reducir la brecha de género, que ha pasado de 99,5 a 135,6 años en los últimos 12 meses.

En el trabajo
Además, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), casi 156.000 mujeres han dejado de buscar trabajo para cuidar de familiares, “lo que refleja que los cuidados siguen estando feminizados y que las mujeres que abandonan el mercado laboral son mayoría respecto a los hombres”, una cifra que ha crecido desde 2019.
Otro informe elaborado por la consultora BCG refleja la sobrecarga de trabajo que ha supuesto la pandemia “especialmente para las mujeres que son madres”, ya que ahora dedican 27 horas más a la semana que antes de la crisis sanitaria para realizar tareas domésticas o relacionadas con la educación de sus hijos.
El manifiesto de la Asamblea de Melilla subraya que ello tiene repercusión en el ámbito profesional, ya que el 30 % de las mujeres europeas asegura que su capacidad de desempeño en el trabajo ha descendido con la pandemia, un porcentaje que en el caso de España llega al 37 %.
El 44 % de las madres europeas que trabajan asegura estar en desventaja en comparación con el resto de sus compañeros sin hijos, y el teletrabajo, aunque “se ha mostrado como una medida que podría contribuir a la conciliación y, por tanto, a la igualdad”, también tiene “muchas sombras”.
De este modo, el manifiesto de la Asamblea apunta que el 38 % de las mujeres no tiene espacio privado en el que trabajar, el 28 % asegura que es interrumpida constantemente, y el 40 % no se siente segura sobre su empleo, porcentajes que son 10 puntos inferiores en el caso de sus compañeros varones.

Equiparación
En definitiva, la Asamblea de Melilla subraya que, aunque se avanza en leyes que aseguran derechos a las mujeres, “aún tenemos una agenda por cumplir en donde se logre la equiparación en las tareas de cuidados, desaparezca la brecha salarial y haya un posicionamiento claro abolicionista del sistema prostitucional y políticas igualitarias que erradiquen cualquier otra forma de violencia”.
“No se puede hablar de bienestar cuando la mitad de la población no está en igualdad de condiciones”, deja claro la declaración institucional de la Asamblea de Melilla con motivo del 8M, donde insiste en que “es crucial comprometerse en unos objetivos en pro de la igualdad real”.
“Entre todos debemos contribuir a una sociedad libre de violencia, solidaria, corresponsable, conciliadora, justa e igualitaria. Porque como sociedad debemos tener muy presente que cuando conciliamos de forma corresponsable, ganamos todos y todas”, recalca.

Actuaciones
Por ello, la Asamblea aprovecha la declaración institucional para exponer su “compromiso y trabajo” con una serie de actuaciones, entre ellas, seguir impulsado desde las instituciones “acciones reales y efectivas, para proteger a las mujeres y menores de las violencias ejercidas contra ellos”.
Además de cooperar en la prevención y facilitarles herramientas y recursos que les permitan salir de esa situación, la Asamblea se compromete a seguir reivindicando con urgencia medidas y políticas activas de empleo “que eliminen de una vez por todas la precariedad laboral que afecta a las mujeres”, y también la brecha salarial.
Apostar por la plena inclusión de las mujeres en el mercado laboral y por la promoción del emprendimiento femenino, fomentar la independencia económica de las mujeres, una mayor formación para mujeres y niñas en el campo de las tecnologías son otros de los compromisos asumidos por la Asamblea.
También instar a los organismos públicos y privados a “promover y acelerar” la igualdad de género, con un mayor enfoque en el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y promover medidas efectivas para fomentar la conciliación y la corresponsabilidad en el hogar “y así evitar que se amplíe la brecha de género”.
En definitiva, la Asamblea de Melilla insta a “apostar por la conciliación, la corresponsabilidad y una política de cuidados para poner la vida colectiva en el centro y como una apuesta de presente y futuro de nuestra sociedad”.

De Castro: “Tiene que ser una lucha constante”

El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, consideró ayer que la sociedad “no puede quedarse solo en la celebración de este 8M, sino que el resto de los días que quedan hasta el próximo tiene que ser una constante lucha y de reivindicaciones por la posición, la igualdad y los derechos de la mujer”.
En sus declaraciones, De Castro tuvo una especial mención para las mujeres que salen de Ucrania para poner a sus hijos a salvo mientras sus maridos se quedan a luchar por su país. Las calificó como “mujeres valientes” y dijo que, por esta guerra, hay un aumento de la violencia sobre la mujer.

Treviño: “El 8M es para la agenda de las mujeres”

La consejera de Educación, Cultura, Festejos e Igualdad, Elena Fernández Treviño, arrancó su valoración afirmando que el 8M es “una fecha para poner en objetivo la agenda de las mujeres, una agenda de consecución de derechos y libertades pero también para acabar con las discriminaciones y las violencias que nos rodean”. Quiso tener “un recuerdo especial” para las mujeres de Ucrania. “Nos acordamos especialmente de ella si miramos a Ucrania con muchísimo dolor y mucha sororidad”. “El 8 de marzo tiene que ser todos los días del año, nos sirve para subrayar el camino que nos queda por realizar”.

Imbroda: “Lección de patriotismo de la mujer ucraniana”

El presidente regional del PP y senador, Juan José Imbroda, se mostró de acuerdo con la declaración institucional y recordó que su partido trabaja “desde siempre” para avanzar en el camino de la igualdad “en todos los terrenos”. “Hay que superar el déficit importante que aún tenemos, no hay ningún mandato divino ni humano que diga que el hombre es más que la mujer y, por lo tanto, todos somos iguales. Hay que luchar por ello cada día más”, dijo. Imbroda tuvo un recuerdo hacia las mujeres de su familia, y también hacia Ucrania. Las mujeres de ese país, dijo, “han dado una lección de patriotismo, de igualdad y sacrificio”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas