Medio Ambiente empieza a repartir unos mil ceniceros para mantener limpias las playas

Esta acción, que comenzó ayer en la Ensenada de los Galápagos, forma parte de la campaña de concienciación ‘Cuidemos nuestras playas’ y se desarrolla durante este fin de semana en todas las playas de la ciudad

La viceconsejera de Incidencias y Línea Verde, Yonaida Sel-lam, y el consejero de Medio Ambiente, Hassan Mohatar, durante el comienzo de la campaña en la playa de Galápagos

La campaña ‘Cuidemos nuestras playas’, impulsada por la Consejería de Medio Ambiente para concienciar a la ciudadanía de la importancia de mantener limpias las playas de la ciudad, comenzó ayer en la Ensenada de los Galápagos con la distribución de varios ceniceros portátiles entre los bañistas para que los fumadores puedan depositar las colillas de los cigarrillos en estos envases, evitando de este modo que las arrojen a la arena de la playa.

“Se trata de lanzar un mensaje: ¿Qué tipo de playa queremos: una con colilla u otra sin colilla?”, afirmó en declaraciones a los medios la viceconsejera de Incidencias y Línea Verde, Yonaida Sel-lam, quien explicó que, para llevar a cabo dicha campaña, se ha contado con un grupo de voluntarios de la empresa ‘Talher’, de servicios medio ambientales, para distribuir dichos ceniceros y para informar a los ciudadanos de los efectos nocivos que tiene para estos espacios naturales el arrojar colillas a la arena de la playa. “Una colilla enterrada bajo la arena contamina hasta 50 litros de agua y por eso es importante de que la ciudadanía se conciencie de la necesidad de no depositar las colillas bajo la arena”, explicó.


Esta campaña, que concluye hoy, se ha desarrollado durante el fin de semana en todas las playas de la ciudad y se han empezado a repartir unos 1.000 ceniceros entre la población.

Sanciones
El consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, también se trasladó a dicha playa para hacer un seguimiento de la campaña, y resaltó la importancia de fomentar la “concienciación” y “sensibilización” entre los melillenses con el objeto de que “todos los ciudadanos tengamos ese objetivo de cuidar el medio ambiente”, especialmente en lugares concurridos como las playas de la ciudad.


A preguntas de los periodistas sobre las sanciones para todo aquel ciudadanos que no utilice dichos ceniceros, Mohatar aseguró que las sanciones “están ahí”, pero resaltó que también es responsabilidad de cada persona. “Creo que entra también un poco de la educación y concienciación de cada persona”, aseguró, afirmando que “no es agradable” caminar por la playa y “pisar una colilla, restos de vidrio o latas”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas