El Comentario| Me preocupa la situación que vive la Comunidad Musulmana

Abdeluab Mehamed Maanan, Vicepresidente de la Comunidad Musulmana de Melilla.

No es justo que todavía haya una gran cantidad de personas que no pueden acceder a su regulación documental y una gran mayoría de ciudadanos que no tienen ingresos y viven en un eterno paro laboral y que, en las organizaciones de las entidades religiosas y sociales musulmanas, se tenga como prioridad la discusión permanente, sin más compromiso que la banalidad, aunque hay excepciones.  Por ello,  no  estoy de acuerdo  con quienes  no optan por un dialogo con altura de miras y gestión, sobre la problemática   estructural que padece la Comisión Islámica, y se sitúan  en una  línea  de escape direccional hacia la indiferencia  y la bipolarización, cuanto menos.

 Que esta actitud  es,  ya, lamentablemente, la parte ósea  de la  realidad  del  propio cuerpo de las entidades  religiosas   musulmanas  en  nuestra  ciudad,  no lo discute nadie. Lo que  sí es discutible y censurable  es  que,  no podamos  darle  músculos y fibras a ese cuerpo, para conseguir  la  elasticidad suficiente  que  nos permita  el movimiento y el avance. 

Por ello, tenemos que considerar, independientemente de los procesos judiciales que   se hayan emprendido, por una cuestión moral cuando no de fe que, ante los ciudadanos, estamos obligados a emprender un dialogo, desde una mesa de trabajo y coordinación sobre los asuntos que nos conciernen, para demostrar que podemos encontrar argumentos lejanos a la confrontación y cercanos a la cooperación. Una cooperación  basada en la eficiencia y la gestión,  para conseguir desarrollar  una etapa de transición. Y esto es,  sin duda, tan necesario como  obvio es reconocer que, hoy por hoy, la Comisión Islámica carece  de fortaleza.  Y no hablo de votos, que también son necesarios y aunque se tuvieran, hablo de convicción, de compromiso coherente y funcional, hablo de programa y estructura, de visión de futuro y sobre todo de autocritica y realismo, sin olvidar, la  importancia de la  consciente aceptación ciudadana. Esto es una realidad evidente que debería de llevarnos  a todos, a una reflexión sincera.

Porque  hay que distinguir situaciones y comprender que la solución a todo,  no  está en unas elecciones trazada como una carrera, y en la que  se  postulen   los  “doctorados religiosos”, como solución al “caos”. Gracias  a  Dios   en nuestra  comunidad  musulmana  de  Melilla  no  existen  problemas  teológicos, para pensar  que   determinados  “doctores  religiosos”  son la solución,  en  nuestra  comunidad  existe  un problema  funcional y de gestión ante problemáticas  sociales  diversas, y un gran problema  de  comunicación y sinceridad. Cierto necesitamos  unas  elecciones democráticas, pero antes,  debemos  solventar y diseñar  una  transición ordenada que,  nos lleve  a  una realidad estructural aceptada por todos.  Y es aquí donde pedimos altura de miras a quienes  se  pretenden como regentadores  de la conciencia y de la  praxis religiosa, de un  grupo considerable  de  la  ciudadanía  de  esta  ciudad. 

Necesitamos encontrar un modelo  de transición que, en su resultado, pueda reconciliar gestión, experiencia y realidad histórica, con un gran equipo, donde todas las partes tengan cabida, a partir de aquí hablemos de  elecciones democráticas, porque  unas  elecciones  la preparan todos, no una parte.  

Solo así,  podemos  encontrar el movimiento, con fibras y músculos,  hacia ese  modelo futuro de una Comisión Islámica, no despoblada de la realidad ciudadana, social y humana que  esta ciudad necesita.

Y no quisiera terminar este comentario sin anunciar que, desde  la  Comunidad  Musulmana de Melilla,  en breve, emprenderemos la  convocatoria  de  todas  las personas  indocumentadas que,  por  distintas  causas,  quedaron    asentadas  en  nuestra  ciudad  y,  que   han sido  obviadas  en  su  condición  de  arraigo  por  la  Delegación del Gobierno,  una iniciativa de la que  anunciaremos  detalles  de  su realización, lugar y fechas, a efectos  de dar constancia de esa no valoración en la aplicación de los contenidos del artículo 128 de la ley de extranjería y poder situar esta problemática  ante  las  instituciones  pertinentes.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas