agosto 9, 2022 13:31

Marruecos impide que un millar de inmigrantes se aproximen a la valla para saltarla

Iban en grupos de 200 y obligó a un gran despliegue en Villa Pilar y entre Beni-Enzar y Barrio Chino

La Gendarmería marroquí frenó ayer el avance de un grupo de inmigrantes que trataban de aproximarse al perímetro fronterizo de Melilla, que este viernes sufría los efectos de un fuerte temporal de viento, con rachas de 90 km/h, por el que se activó la alerta naranja. Según informó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, eran 1.000 migrantes distribuidos en cinco grupos de unas 200 personas. La actuación conjunta de la Gendarmería marroquí y la Guardia Civil, con apoyo de la Policía Nacional y la Policía Local, impidió el salto.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla informaron de que este grupo de inmigrantes ha sido avistado sobre las 10.00 horas de este viernes por la Comandancia de la Guardia Civil.
A pesar de que se encontraban a cierta distancia del perímetro fronterizo entre España y Marruecos en Melilla, los inmigrantes se estaban aproximando al vallado, por lo que la Guardia Civil activó el protocolo anti-intrusión desplegando numerosas patrullas en diferentes zonas y al helicóptero para la vigilancia desde el aire.
Uno de los puntos donde se desplegó la Guardia Civil es Villa Pilar, uno de los tramos vulnerables del perímetro, situado en las inmediaciones del aeropuerto de Melilla, donde el pasado miércoles se produjo el salto a la valla más numeroso de la historia de la valla fronteriza, en el que participaron 2.500 inmigrantes y 491 entraron a la ciudad.
El instituto armado también destinó patrullas a la zona comprendida entre los pasos fronterizos de Beni-Enzar y Barrio Chino, justo donde este jueves se registró el segundo salto más importante, en el que tomaron parte 1.200 inmigrantes, de los cuales accedieron a la ciudad 380.
Según la Delegación del Gobierno, “la efectiva coordinación y colaboración de las fuerzas de seguridad marroquíes con la Comandancia de la Guardia Civil” permitió contener el avance y desactivar el intento de aproximación unas tres horas después.
Este nuevo intento de entrada, a plena luz del día, se produjo después de que la valla pasara una noche de “tranquilidad” después de sufrir una fuerte presión migratoria en las dos anteriores.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas