Los empresarios del Polígono Industrial SEPES están al límite: “La calle Ficus se ha convertido en un botellódromo”

Aseguran estar hartos de limpiar los restos de basura que se quedan esparcidas por toda la calle tras una noche de fiesta y de “botellón”

El Polígono Industrial SEPES, se ha convertido para muchos jóvenes de Melilla durante este verano, en un lugar de ocio donde se reúnen para hacer sus “botellones”.


Se trata de una zona de gran actividad comercial durante el día y de gran descontrol por la noche, donde beben, escuchan música y hacen sus necesidades en la vía pública, dejando a su paso un interminable camino de basura y restos.


Esta circunstancia ha hecho que los empresarios del Polígono; hartos, denuncien ante los medios de comunicación, cómo se encuentran casi todas las mañanas el acceso a sus empresas. Aseguran que para poder abrir las puertas de sus negocios, antes, tienen que ponerse a limpiar todos los desechos y restos de cristales que no se recogen. “No podemos esperar a que lleguen los barrenderos. Ellos vienen cuando les toca”.


“Muchas mañanas al abrir, hemos encontrado a las ocho gente que todavía estaba de fiesta. Incluso una vez, un vecino de la calle que se disponía a abrir su negocio sufrió una agresión. Le lanzaron dos botellas por llamarles la atención, hecho que se ha denunciado”, indican.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas