Escribe para buscar

Local Sucesos

Los agentes de Marruecos evitan otro salto a la valla de 150 inmigrantes, el segundo en solo 17 horas

Compartir

Este nuevo intento tuvo lugar sobre las 23.35 horas de este jueves, por la zona cercana al paso fronterizo de Barrio Chino, la misma zona en la que se había producido el salto a la valla en el que entraron 238 por la mañana

Las fuerzas de seguridad marroquíes evitaron en la noche del pasado jueves que un grupo de 150 inmigrantes de origen subsahariano saltaran la valla de Melilla en el segundo intento en apenas 17 horas. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla han informado de que este nuevo intento tuvo lugar sobre las 23.35 horas de este jueves, por la zona cercana al paso fronterizo de Barrio Chino, la misma zona en la que se había producido el salto a la valla en el que entraron 238 inmigrantes a las 6.50 horas del mismo día.

Según los datos oficiales, el dispositivo anti-intrusión detectó la aproximación de uno grupo de unos 150 inmigrantes de origen subsahariano al perímetro fronterizo entre España y Marruecos en Melilla, por lo que activó el protocolo y reforzó la presencia de la Guardia Civil en la zona, que ya estaba desplegada.

También se unió a la vigilancia el helicóptero de la Guardia Civil, que estuvo recorriendo el perímetro con un potente foco de luz de manera preventiva para evitar que el grupo consiguiera su propósito.

Finalmente, los inmigrantes ni siquiera llegaron a tocar la valla fronteriza y las fuerzas de seguridad marroquíes abortaron el intento de entrada, sin que se produjera ningún salto al perímetro, que hubiera sido el segundo en el mismo día y el cuarto en menos de dos semanas.

Por la mañana, sobre las 6.50 horas, más de 300 inmigrantes intentaron acceder de manera irregular a Melilla y lo lograron 238, lo que sitúa en cerca de 380 los que han conseguido entrar a la ciudad saltando la valla en solo 11 días. 

Etiquetas:

También podría gustarte

1 Comentario

  1. SILVIO 24/07/2021

    En el diario La Razón de fecha 23-07-2021 se lee “Efecto llamada: centenares de inmigrantes se dirigen a Melilla al conocerse que el vallado tiene zonas vulnerables”. Esto es una locura y un despropósito. Y una falta de seriedad por parte del cantamañanas del ministro del Interior, Marlaska, que se apresuró a quitar las concertinas para que los violadores de fronteras lo tuvieran más fácil, y no se hirieran y, sin embargo, se ha demorado el montaje de los peines curvos. Esta clase política no da la talla. No se toma en serio que estas invasiones de africanos, negros y arabo-islamicos, van a causar un estropicio en el tejido social de nuestra sociedad. Estos políticos de tres al cuartos no tienen ni idea de la ruina que estas invasiones van a causar en la sociedad española (y europea). Los líderes políticos españoles (y europeos) se han revelado como enemigos de los ciudadanos, y van a sacrificar a sus compatriotas en el altar del multiculturalismo. Escribía Alfonso Lazo en El Mundo, en 19-11-2004, “Es posible que si en el futuro todo estalla, ya nadie recuerde los nombres y apellidos de quienes por apatía, progresía o cobardía pusieron el mecanismo en marcha”. Y ya hace tiempo que el mecanismo fue puesto en marcha. Estas últimas invasiones no son más que un contínuo de lo que empezó a mediados de los 90 del siglo XX. La BALA que nos matará como la sociedad que conocemos ya ha sido disparada. Bueno, pues ya han entrado otros 400 africanos a Melilla, pero la pregunta ahora es “y después qué”. ¿Qué pasará con estos 400? ¿Qué fue de aquellas otras decenas de miles que entraron en los últimos años? ¿Alguien se lo ha preguntado? ¿Por qué no se escribe sobre ello? Tan solo se escribe y se dice que quienes están en contra de estas invasiones son unos racistas, xenófobos y odian al diferente. Son mantras que se repiten por doquier, y que atemorizan a quien intente disentir de este estado de cosas. Se apela a la tolerancia, a los derechos humanos y a que nosotros fuimos también inmigrantes. Mientras, hacemos oidos sordos a las tropelías y a las conductas delictivas de los inmigrantes arabo-islámicos y negroides en los países europeos: Reino Unido, Francia, Holanda, Dinamarca, Suecia, Bélgica, Noruega… . Tropelias y conductas delictivas que se ocultan a los españoles y se silencian en los medios de comunicación. Muchos de ellos colaboradores y alentadores de las inmigraciones ilegales. La mentira es la regla de oro de la clase politica española. Y no solo de ellos. Han convertido a la ciudadanía en borregos y los llevan al matadero, tirados del ronzal. Amenizándoles el camino al matadero leyéndoles artículos de los Derechos Humanos, elevados a la categoria de nueva religión, con su liturgia, sus santones, sus apostoles, con un lenguaje para iniciados e incluso con un mensaje redentor.

    Responder

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *