CARGANDO

Escribe para buscar

Editorial

Le ha costado a Gloria Rojas deshojar la margarita del Hospital Modular

Compartir

Después de meses mareando la perdiz con el asunto de la construcción de un hospital modular junto al Hospital Comarcal, para apoyar a este centro sanitario, que se planteó cuando Melilla vivía lo peor de la crisis del coronavirus, el lunes al fin Gloria Rojas fue algo más clara, pero no del todo. Si bien no lo afirmó categóricamente, ya la vicepresidenta de la Ciudad y coordinadora del covid-19 señaba que actualmente, con los datos sanitarios que tiene Melilla, no sería necesaria dicha realización que, recordemos, tendría un coste de 300.000 euros.

Un hospital provisional que iba a estar situado en el antiguo “Patio del Cura” que hay frente al Servicio de Urgencias y que tenía sentido cuando Melilla soportaba cifras espectaculares de casos positivos y de hospitalizados, pero no ahora que la incidencia acumulada ha pasado de ser una de las más altas de España a contar con una de las más bajas; con una presión asistencial muy inferior -actualmente hay un solo ingresado y es un paciente que lleva varias jornadas en la UCI- y con un proceso de vacunación que marcha a velocidad de crucero, hasta el punto que la próxima semana podrían vacunarse a jóvenes melillenses hasta de 16 años edad.


La única noticia negativa de estas últimas semanas ha sido el brote surgido en el Centro de Acogida de La Purísima -ayer hubo de contabilizar 10 nuevos positivos que sitúan los casos en la ciudad en 92-, pero lo importante es que está controlado y los menores confinados.

En definitiva, el hospital modular tuvo su sentido en su momento, pero si no se hizo en los tiempos más duros, ahora es mejor destinar ese dinero a otras cosas más prioritarias y sobre todo evitar en todo lo posible que el nuevo Hospital Universitario sufra ningún retraso más, de los que ya ha sufrido en la última década.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *