La tragedia de Uvalde

Las crueles matanzas con armas de fuego en centros escolares o comerciales de EEUU como las recientes de Buffalo y Uvalde en Texas, ponen en evidencia la fragilidad moral  de una Nación que se ve incapaz de detener estas horrible tragedias. “¿Cuando en el nombre de Dios, vamos a plantarnos frente al lobby de las armas”? se preguntaba el presidente Biden.

Que EEUU lidere la defensa del mundo occidental como garante de la seguridad internacional y de valores como la libertad y la democracia, cuando al mismo tiempo se muestra incapaz de impedir estos ataques a la seguridad y libertad de sus propios ciudadanos, produce una grave consternación mundial por cuanto manifiesta la preocupante debilidad de su sistema democrático, sometido a la servidumbre de siniestros lobbys como el de las armas o el de las clínicas abortivas.

La Segunda Enmienda de la Constitución  americana dice que “siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar armas no será infringido”. Es decir  que la seguridad del Estado justifica que sus ciudadanos estén armados para oponerse a una posible  tiranía del Estado, algo impensable en cualquier Constitución europea.

Posteriormente una polémica sentencia del Tribunal Supremo en el año 2010, garantizó el derecho individual a poseer y llevar armas, declarando ilegal cualquier restricción local o estatal a este derecho. Esto explica que, por ejemplo, en EEUU una entidad bancaria como la North Country Bank premie  la apertura de una cuenta al cliente con un fusil, mientras que las municiones se pueden obtener fácilmente en un supermercado junto a bricks de leche o juguetes para niños.

Por el contrario nuestra legislación sobre el comercio, tenencia y uso de armas  es muy restrictiva. Así lo atestigua el Real Decreto de 29 de Enero de 1993 que aprueba el Reglamento de Armas,  modificado para incorporar  algunas directivas europeas. Su aplicación cuenta con el inestimable control y supervisión profesional de la Guardia Civil.  Al menos en España y en Europa las leyes y una cultura más proteccionista de los derechos y libertades,  impiden o cuanto menos no facilitan, la  ejecución  de actos criminales como la matanza de niños y profesores hispanos de la escuela de Texas.

Quienes en el Oeste resolvían sus problemas y diferencias con pistolas al cinto  o exterminaban a sus tribus nativas para adueñarse de sus tierras, podrán intentar liderar el mundo con su potencial armamentístico y tecnológico pero no podrán hacerlo nunca en nombre de una Nación que anteponga sus fundamentos morales y la seguridad de sus ciudadanos a los intereses económicos de quienes desprecian el derecho a la vida.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas