Escribe para buscar

Opinión

La Semana: Leyes estúpidas. Actitudes estúpidas, o no

Compartir

Cuando las leyes son injustas, estúpidas, poco claras o no acordes a la realidad que pretenden regular, se producen tres tipos de situaciones: 1) Una gran mayoría de personas las cumplen y se sienten idiotas y cabreados de forma permanente por tener que hacer o dejar de hacer cosas que entienden son disparatadas o estúpidas; 2) Otros (una cifra menor, pero no despreciable) no las cumplen y, en algunos casos, se vanaglorian de ello (con el consiguiente crecimiento de la sensación de “ser tontos” que experimentan los que las cumplen); 3) Un pequeño grupo de personas las cumplen, pero intentan que desaparezcan y/o se adecúen a la realidad que regulan.

“Cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer”. “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle.” (ambas frases de Mahatma Gandhi)

Alrededor de Novak Djokovic (número 1 del mundo del tenis), para mí un admirable deportista por su carácter indómito y su fe en sí mismo, se creó la semana pasada una gran polémica con su fallida, hasta el momento (cuando escribo estas líneas se desconoce el desenlace), participación en el Open de Australia de tenis. Nole, como se le conoce en el mundo del tenis, se presentó en Australia sin estar vacunado (requisito indispensable para entrar en el país) y con una exención médica para jugar el Abierto de Australia después de contraer el COVID-19 el pasado mes de diciembre. El pasado jueves fue detenido en el centro de inmigración de Melbourne después de que se cancelara su visado y posteriormente quedó recluido en un hotel a la espera de una audiencia, que se produciría hoy lunes, en la que se dilucidará si podrá quedarse y jugar el torneo.

Se ha creado, por este caso, un conflicto diplomático entre Serbia (el país de origen de Novak) y Australia, una polémica con las declaraciones de Rafa Nadal sobre el tema, un recrudecimiento de las manifestaciones negacionistas del COVID-19 y una amplia división entre quienes apoyan a Novak y los que no.

Todo este lio con Djokovic viene de normas/leyes que no están claras, que son diferentes en cada lugar y en cada momento y que no parecen ser las ajustadas a la realidad que pretenden regular. En España cada Comunidad tiene sus normas (todas diferentes entre sí), en África son otras, en Australia también son diferentes y así, en todo el mundo. La realidad es que, con el tema del COVID-19, en todo el mundo se dan palos de ciego y se toman medidas que (salvo la mascarilla) no está probado que sean útiles: por ejemplo, el cierre o las restricciones a la hostelería o locales de ocio, que es donde más controlado está todo; o el estar tan pendientes del número de casos y no de la gravedad de los mismos (que es lo realmente importante) y no tomar medidas para que no se colapsen los hospitales y centros de salud con casos leves.

Leyes estúpidas

En España hay múltiples casos. Se me ocurren, sin pensarlo mucho, algunos como:

1) Obligación de llevar mascarilla en interiores en los restaurantes, pero no cuando se está comiendo (¿Cuándo se come ya no se contagia?).

2) El pago de plusvalías municipales cuando se da una pérdida en la venta (se puede entender, aunque sea una tributación sobre algo que ya tributó, si hubo una plusvalía, pero no si hubo una pérdida).

3) Los límites de velocidad a 20 Km/h en los interiores de muchas ciudades (no reducen los accidentes y provocan más atascos).

4) Los límites de velocidad en autopistas y autovías (muy bajos, cuando en Alemania, por ejemplo, no hay límites en las autopistas y hay menos accidentes).

5) La prohibición del uso del móvil en el coche y el aumento de la cuantía de las multas, contrasta con que no está prohibido fumar al volante.

6) Las normas que protegen la ocupación y a los okupas y, sin embargo, no lo hacen con los propietarios de viviendas (no se les puede echar, el proceso es muy largo, la policía no puede hacer nada o te amenaza con que cometes un delito si entras en tu casa sin el permiso de los okupas, etc.)

7) Las normas que rigen la reinserción de los violadores. Pueden volver al mismo pueblo o ciudad y no hay listados/avisos (como sí los hay en otros países) para los vecinos que tienen un violador cerca.

8) Las normas especiales para Hacienda, que hacen que el contribuyente investigado/requerido sea culpable mientras no demuestre lo contrario.

9) Las comisiones que cobran los inspectores de Hacienda sobre las multas que imponen, que no las devuelven si el contribuyente recurre y gana (lo lógico sería que no las cobrasen y penalizara a los inspectores para que no tengan la tentación de prevaricar y poner multas que resultan injustas).

Ante todo esto y mucho más, no me sorprende lo de Djokovic y otros muchos…. Ante leyes injustas, sigamos las ideas lúcidas de Ghandi.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *