MELILLA HOY

junio 29, 2022 00:24

LA SEMANA| La mesa de la vergüenza. La UEFA es una dictadura

“La fortuna hace como el tahúr en el juego: hace ganar alguna vez, para alentar a los demás (Alfredo Panzini)”. La mesa de “diálogo” (la palabra que más gusta airear a Pinocho Sánchez (PSOE), pero también algo que odia; él prefiere decir lo que va a hacer y si no te adhieres a su idea, eres un antipatriota o un facha) que se va a volver a reunir entre nuestro gobierno nacional y el gobierno catalán, cuyo segundo acto (el primero fue en la Moncloa en febrero de 2020) exigían los nacionalistas en cumplimiento del acuerdo entre ERC y PSOE por el cual Sánchez (PSOE) arribó a la Presidencia, es una reunión de tahúres. Tahúr (“que es muy experto jugando a las cartas, los dados, etc., y lo hace con frecuencia, especialmente para apostar y ganar dinero sirviéndose de su habilidad o recurriendo al engaño y las trampas”), fullero, tramposo o ventajista, son adjetivos que les vienen como anillo al dedo tanto al presidente catalán, Pere Aragonés (ERC), como al presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez. A saber: El objetivo de Pere Aragonés y sus socios de gobierno no es dialogar o buscar soluciones dentro del marco constitucional al ”conflicto catalán” y ha dejado claro que quiere negociar sobre el referéndum de autodeterminación y la amnistía de los líderes políticos; dijo estos días pasados: “La mesa de diálogo tiene que abordar la resolución del conflicto, no otras cuestiones” o “Si es imposible llegar a algún tipo de acuerdo o si hay margen suficiente para seguir explorándolo y, a partir de ahí, plantearse el siguiente paso”. El primer tahúr tiene claro que no va a poder conseguir lo que se propone (el referéndum primero y la independencia después), pero ha llegado a su gobierno con la promesa, imposible con la legislación vigente, de la independencia y venderá la victoria de los indultos (lo único que podrá sacar) como un gran paso que aliente a los demás independentistas. El segundo tahúr (Sánchez) le debe el sillón a los nacionalistas, a los que engañó con promesas indefinidas (en el tiempo y en el contenido), y les va a dejar ganar algo (los indultos) para ganar tiempo y poder terminar tranquilo su mandato.

En la “mesa de la vergüenza” nuestro gobierno se reúne con los que quieren romper España para convencer a un ciego de que el paisaje que no ve es precioso o, lo que es lo mismo, para convencer a quienes tienen como único objetivo salir de España de que se queden. No van a dialogar porque unos no se bajarán del burro y otros (el gobierno) no puede bajarse. Sánchez está en una encrucijada en la que, si cede mucho ante los nacionalistas (no puede, aunque quisiera, ofrecerles un referéndum o la autodeterminación), tendrá que ofrecer lo mismo al resto de comunidades (cosa que no sería económicamente viable y que podría acabar con el PSOE para siempre); y si cede poco se puede ver en la calle. Yo creo que, como buen tahúr, les dejará ganar alguna vez para engañarles después y que con eso le dará para seguir en el sillón hasta el final.

La dictadura de la UEFA

Es repugnante ver los aires soberbios del presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin. Puede que la Superliga que lidera/lideró (parece que sigue existiendo, aunque en la sombra por temor al inquisidor “Torquemada” Ceferin) Florentino Pérez tuviera muchos defectos y no estuviese bien estudiada y planteada, pero parece evidente que el fútbol, como ha pasado con la Euroliga de baloncesto, con la ATP de tenis o la NBA entre otros muchos ejemplos, debe cambiar y deben ser los clubs (que son los que pagan a los jugadores y asumen los riesgos) los que reciban la gran mayoría del pastel y que la UEFA (o la FIFA, que lo mismo da) tenga un pequeño presupuesto para su personal y gestione las ayudas para el futbol modesto o base. La UEFA es una dictadura de chupópteros que han reaccionado con virulencia cuando han visto peligrar su chiringuito. No les importa el fútbol (si no habrían intentado dialogar en vez de haber amenazado y seguir amenazando con las 7 plagas bíblicas para los clubs rebeldes). Como muestra del chiringuito: Ceferin, que “sólo” cobraba 1,92 millones de euros de la UEFA en el año 2019, se subió, en el año 2020 (en plena pandemia) el sueldo hasta los 2,19 millones de euros. Sin comentarios…

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas