La remodelación integral del cementerio musulmán empezará en mayo por casi 1,5 millones de euros

El cementerio musulmán de Melilla será sometido a una remodelación integral con una obra de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad que supondrá una inversión de 1.433.888 euros y un plazo de ejecución de 10 meses. El proyecto ya se encuentra en proceso de adjudicación y podría empezar a principios de mayo, según informó en rueda de prensa el consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, tras destacar la necesidad de acometer esta actuación por el estado en el que se encuentra el camposanto.

Un deterioro que, según indicó, “desgraciadamente” afecta también a los cementerios cristiano e israelita, donde la Ciudad Autónoma también ha realizado diferentes actuaciones de mejora o está en ello.
En el caso del cementerio musulmán, el área de Medio Ambiente está acometiendo en estos momentos una ampliación necesaria, ya que solo quedan 50 tumbas disponibles, por lo que se está habilitando una parcela contigua, con capacidad para otras 300, que permitirá cubrir las necesidades que hay.

Las mejoras
En cuanto a la remodelación integral, el proyecto actúa sobre algunas de las instalaciones actuales, como por ejemplo, la sala de rezos para mujeres, los aseos y el minarete, que se va a reconstruir debido a que sufre daños estructurales por el terremoto del año 2016.
Respecto al nuevo minarete, el arquitecto encargado del proyecto, Toufik Diouri, explicó que se trata de “algo simbólico”, ya que estará hueco por dentro al no necesitar la escalinata interior para llamar al rezo, algo que “ya no se hace”, pero se mantiene el esquema y la tradición “introduciendo la contemporaneidad”.
También se van a crear dependencias nuevas, como una zona de velatorio, que evitará que los familiares tengan que velar a su ser querido en la puerta de la mezquita, y también se va a construir una cocina industrial, un comedor con capacidad para unas 70 personas y una zona de rezo colectivo, equipada con pérgolas desmontables, para unos 400 fieles.
La obra también contempla actuaciones en el patio interior, la sala de purificación, el saneamiento del tejado de la mezquita y una apuesta por la accesibilidad, además de la creación de un nuevo edificio de vigilancia, pasos perimetrales y una biblioteca-ludoteca.
La viceconsejera Yonaida Selam destacó que la obra es “sumamente necesaria y demandada por la sociedad melillense”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas