Icono del sitio MelillaHoy

La Policía detiene a 4 personas por explotar una niña en situación irregular

Edificio de la Jefatura Superior de la Policía

La Policía Nacional ha detenido en Melilla a 4 personas por explotar laboralmente a una niña de nacionalidad marroquí en situación administrativa irregular en España. Se trata de un matrimonio afincado en Melilla, presuntos autores de un delito de Trata de Seres Humanos con fines de explotación laboral, y otras dos mujeres de esta ciudad, acusadas de un delito de explotación laboral.

La menor accedió a Melilla en 2019 procedente de Marruecos, donde creció en el seno de una familia de escasos recursos compuesta por once hermanos y sus progenitores, los cuales guardan lazos familiares con el matrimonio detenido. La pareja arrancó a la menor de su entorno familiar y la trasladó a Melilla bajo la falsa promesa a sus padres de dispensarle una educación y regularizar su situación en España, a lo que los progenitores aceptaron movidos por la búsqueda de una vida mejor para su hija.

Una vez en el domicilio de la pareja en Melilla, estos no cumplieron nada de lo prometido inicialmente, sino que por el contrario la menor era obligada a realizar todas las tareas domésticas tanto en dicha vivienda como en la de la madre de la mujer, todo ello bajo unas condiciones abusivas, con disponibilidad permanente y cobrando unos cien euros mensuales de los que tenía que pagar sus propios alimentos.

Igualmente, la menor tenía restringidas sus salidas al exterior así como limitado su contacto con personas ajenas al entorno en el cual era explotada, hasta el punto de que cuando salía a hacer la compra iba siempre acompañada de alguna de las hijas del matrimonio. A consecuencia de tal situación de semi aislamiento y de que nunca fue escolarizada, la menor únicamente se expresa en idioma tamazigh pese a llevar en Melilla aproximadamente tres años.

Pasado un tiempo de estancia con el matrimonio y sus hijos, la menor fue expulsada de la vivienda quedando aún más desasistida, si cabe, por lo que por mediación de terceras personas fue puesta en contacto con una mujer de nacionalidad española residente en la ciudad y comenzó a trabajar para ella también en labores del hogar.

En esta ocasión el trato sufrido por la víctima fue igualmente abusivo durante un mes tras el cual fue expulsada nuevamente, por lo que la víctima quedó en desamparo hasta que esta situación llegó a conocimiento, a través de la Consejería del Menor y Familia, de la Policía Nacional.

Tras la oportuna investigación policial aclaratoria de sus circunstancias personales y de la situación de captación y explotación de la que fue víctima, la Policía procedió a la detención de los responsables, siendo puesta la menor bajo la protección y asistencia de una entidad especializada en el trabajo y recuperación con víctimas de trata.

De los hechos entiende el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 2 de Melilla.

Salir de la versión móvil