La mujer atropellada sigue ingresada en estado grave en UCI mientras el motorista pasa a planta tras mejorar su estado

En el suceso, que ha consternado a la ciudad, murió el esposo de la herida, un hombre de 86 años de edad cuando cruzaban un paso de peatones de la calle Álvaro de Bazán

La mujer atropellada el jueves sigue en estado grave y permanece por tanto en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) mientas el motorista ha experimentado una mejoría de su estado de salud que ha permitido a los médicos pasarlo de UCI a planta. El suceso, ocurrido la tarde del jueves en la calle Álvaro de Bazán, costó la vida al esposo de la herida, un hombre de 86 años que murió poco después del siniestro por la gravedad de las lesiones sufridas.

La Policía Local se ha hecho cargo de la investigación de este accidente de tráfico y las primeras pesquisas señalan que el conductor de una moto de gran cilindrada, de 21 años de edad, dio negativo en la prueba de alcoholemia a la que fue sometido. El joven, que en su intento de esquivar al matrimonio cuando cruzaban el paso de peatones, no pudo evitar arrollar a la pareja y acabar golpeando contra una farola. A pesar de llevar el casco reglamentario, sufrió un traumatismo craneoencefálico que le llevó a estar en UCI hasta este sábado, en el que, tras experimentar una mejoría, ha podido ser derivado a planta.
Ahora la investigación deberá esclarecer si el joven disponía de toda su documentación reglamentaria para conducir ese tipo de motos, así como determinar la velocidad a la que iba conduciendo cuando golpeó a los peatones.
Son datos claves, que servirán para determinar qué grado de implicación ha podido tener en este atropello mortal.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

La fragmentación política

Stanley G. Payne, uno de los más grandes hispanistas, en La Razón, el miércoles. A la pregunta de qué le preocupa más de lo que