La Ciudad lamenta la tardanza del Ministerio en la autorización de varios de sus proyectos

La Ciudad Autónoma de Melilla ha lamentado la tardanza con la que la Dirección General de Costas, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, autoriza los proyectos que quiere llevar a cabo, hasta el punto de que algunos llevan esperando este trámite un año. Según explicó el consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, ese es el caso de la construcción de una pasarela para conectar la Ensenada de los Galápagos y la Cala de Trápana, un proyecto que podría estar terminado ya y, sin embargo, lleva un año esperando autorización ministerial.

También sucede con la remodelación de la zona de baño de Aguadú, para la que la Ciudad Autónoma necesita autorización de Defensa y de la Dirección General de Costas.
En declaraciones a los periodistas, Mohatar admitió que este es un problema que le preocupa mucho y que ha provocado la paralización de varios proyectos, algunos de los cuales podrían estar ya terminados, de ahí que lo pusiera sobre la mesa la semana pasada en la reunión que mantuvo con el secretario de Estado de Transición Ecológica.
Además de esa “ralentización” de las obras, otra “cuestión fundamental” para Melilla es la construcción de un emisario de aguas residuales que debe hacer el Ministerio, el cual ha confirmado que “está en ello”, y señaló, como otra necesidad, la construcción de un dique en Horcas Coloradas para proteger las playas de la zona de los temporales.
En este sentido, explicó que la playa de la Alcazaba “ya no existe” por el efecto de los temporales, de ahí que abordara este asunto en la reunión de días atrás, en la que el Ministerio le confirmó que está en licitación y espera que en unos meses pueda estar adjudicada y que sea una realidad.

Desaladora
Mohatar aprovechó el encuentro para mostrar su preocupación porque faltan dos obras para dar “un empujón definitivo” a la ampliación de la planta desaladora, concretamente la construcción de una nueva línea eléctrica para esta instalación pública y la red de saneamiento, dos cuestiones que corresponden al Ministerio.
Al hilo, el consejero recordó que la Ciudad Autónoma ha empezado ya la parte que le corresponde, que es de 3,5 millones de euros, mientras que el Ministerio tiene la suya por unos ocho millones, y calculó que estas obras, complementarias a la construcción del cuarto módulo, podrían estar para el último trimestre del año.
“Parece que va todo encaminado, las cuestiones administrativas son muy lentas a veces”, lamentó Mohatar que, no obstante, destacó la receptividad del secretario de Estado durante la reunión, por lo que confió en que estas cuestiones se solucionen “lo antes posible”.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas