CARGANDO

Escribe para buscar

Opinión

La celebración de la Fiesta del Sacrificio en nuestra ciudad

Compartir
borregos de Marruecos

Por: Francisco E. Fernández

 Como bien sabemos los melillenses, se acerca la fiesta familiar por excelencia en el ámbito islámico, el Eid Adha. Ésta es una fiesta que debe dar a los musulmanes un ambiente de concordia y recuerdo de Allah, dentro de lo que es el ámbito de nuestra familia y nuestra comunidad. Pero, desde mi perspectiva, esta festividad tan notoria en Melilla, no debe de eximir al Gobierno de la Ciudad Autónoma de crear el marco necesario para facilitar su celebración.

 Yo, en varias ocasiones, he reivindicado una feria ovina en nuestra ciudad con motivo de dicha festividad, primero, porque la libre competencia de los ganaderos peninsulares y los aquí presentes bajaría sustancialmente el precio del cordero y segundo, porque dicha feria llenaría de vistosidad Melilla y lo que representa…Podría cogerse una explanada y ubicar carpas con corderos de diferentes zonas de Andalucía y otras regiones españolas, gente afilando cuchillos, vendiendo quesos e incluso perfumes y prendas de vestir propias de la fecha.

 No obstante, y al margen de ensoñaciones que pueden ser posibles, pero no necesarias. Veo imprescindible la tasación del precio de los ovinos por parte de la Ciudad Autónoma para que los precios de los ganaderos exclusivamente melillenses no sean abusivos. Posiblemente en esta fiesta no se haya obrado así, ya que tenemos que pensar en el Covid y en la situación de desequilibrio social en el que nos encontramos en la cual, ni siquiera va a existir el jutba (sermón comunitario) de la musal-la. No obstante, para el año que viene creo que esta idea no debería de pasar desapercibida.

 Por otra parte, la Comunidad Islámica de Ceuta, dado el elevado número de sacrificios que se ofician en un solo día, ya ha pedido permiso para que los musulmanes que tengan un lugar adecuado puedan sacrificar en su casa. Yo sé que en Melilla ya se hace y que ningún policía va a romper la puerta de una casa porque en la fiesta del sacrificio una familia sacrifique un cordero. Pero, según mi opinión, las cosas no se hacen así. Tanto Ceuta como Melilla por sus características, necesitan una Ley Consuetudinaria (de costumbre ancestral) que legalice la matanza hogareña del animal solo durante los tres días que dura esta fiesta según la fe.

 Ni que decir tiene, que las carpas seguirán siendo necesarias, porque hay familias que no disponen de medios en el hogar para tal fin, al igual que el matadero municipal…La ciudad Autónoma tiene que hacer todo lo que esté a su disposición para hacer se su gente una ciudadanía feliz y sana.

 Y también, desde mi perspectiva, si se lleva a cabo la apertura de la frontera algún día, que no sea una excusa para dejar de seguir comprando corderos a nuestros ganaderos peninsulares, que son quienes realmente pagan impuestos, los mismos de los que salen los trabajos del Estado y sus correspondientes pensiones y ayudas…Comprando corderos españoles ganamos todos los melillenses, musulmanes y no musulmanes.

 Un gobierno no lo es solo para una parte de la población, sino para toda su ciudadanía…Demostrémoslo.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *