La Cabalgata de Carnaval vuelve a las calles de Melilla dos años después desafiando a la lluvia

Princesas, indios, brujas, pokemos y todo tipo de seres fantásticos participaron en la cabalgata, la cual terminó con el tradicional entierro de la sardina

El tiempo finalmente dio una tregua y las diferentes carrozas pudieron desfilar por las calles del centro de la ciudad acompañadas por una amplia variedad de seres fantásticos, música y una buena dosis de imaginación

El cielo de Melilla se despertó ayer con color gris plomizo que amenazaba lluvia desde primera hora de la mañana, y el temor a que se cancelara la cabalgata de disfraces por el carnaval sobrevolaba en todo momento, por lo que se decidió adelantar a las 18:00h el desfile. Al final, el cielo siguió gris, pero la atmósfera de la cabalgata cubrió de sueños e ilusiones la ciudad de Melilla durante al menos una tarde.

Cabezudos, indios, superhéroes, egipcios, contorsionistas… el repertorio de seres fantásticos que embelesaron a los melillenses con su magia y puesta en escena fue más que numeroso.

“Yo creo que hemos preparado una cabalgata digna para un tiempo de pandemia donde todo ha sido complicado y donde hasta el último momento realmente no sabíamos si íbamos a realizar una actividad así”, comentó la consejera de Cultura y Festejos, Elena Fernández Treviño, minutos antes del inicio del desfile, el cual comenzó y finalizó en la Plaza de España y contó con un amplio despliegue de medio y personal: Cinco carrozas con cinco pasacalles, batucadas, el ritmo contagioso del ‘Ballet Colores’ y del alumnado de la Escuela de Música y Danza e incluso el club de gimnasia rítima de Melilla: ‘Virka’, el cual deleitó a los ciudadanos con un número de malabarismo sensacional.

El recorrido duró algo más de una hora, pero el ímpetu y las ganas de pasarlo bien no se apagaron en ningún momento. Ni siquiera el viento resultó un contratiempo en ese sentido. Asimismo, la Ciudad dispuso de varias gradas totalmente “nuevas” en la Avenida Juan Carlos I para que todo aquel que quisiese disfrutar del espectáculo cómodamente y desde una zona privilegiada.

Por otro lado, Treviño recordó que, casualmente, se cumplieron 10 años del pasacalles de las ‘viudas alegres’, las cuales cerraron ayer el carnaval. “Son unos personajes emblemáticos junto a otros como el demonio que no quiere que el carnaval termine. O la monja y el cura que llaman a un tiempo de concordia y están diciendo ya que termine el carnaval para empezar la época de cuaresma”, explicó.

Fue de hecho la propia consejera quien, acompañada por la vicepresidenta de la Ciudad, Gloria Rojas, la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, y los llantos desconsolados de las viudas,’ prendió fuego con una antorcha a la sardina en su célebre entierro ante la mirada de los allí presentes que veían con asombro como las llamas ‘devoraban’ rápidamente el último momento del carnaval de Melilla de este año.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas