MELILLA HOY

Julio Montero, monitor de educación canina: “Como humanos, hemos cometido siempre el error de creernos una especie superior en todo”

Con una amplia experiencia en lo que a adiestramiento canino se refiere, Julio Montero cuenta en una distendida charla con el MELILLA HOY cómo es su función en este ámbito y cómo fueron sus inicios en este mundo.

  • ¿A qué se dedica actualmente?

Actualmente me dedico al mundo del perro en una materia de adiestramiento canino. Estoy especializado en perros de seguridad, detección, rescate, de terapia, de asistencia, etc. El mundo del perro de rescate es muy diverso porque ahí llevas desde perros de rescate en zonas colapsadas, pueden ser zonas donde puede haberse producido un derrumbamiento en el centro de la ciudad por un terremoto, por una explosión de una bombona de butano, etc. Hay otro tipo de perros de rescate que son de búsqueda de personas en grandes áreas, y ese es otro tipo de adiestramiento distinto.


Y luego perros de rescate en agua que es en lo que más me he especializado porque, entre otras cosas, yo tengo un perro que está homologado para rescate en agua, que es un terranova de 80 kilos que se llama Will, y está titulado como perro de terapia por ‘Assistance Dogs International’ y está certificado como perro de rescate en agua con una capacidad de transportar 1.600 kilos en el agua durante 10 millas náuticas, que viene a ser lo equivalente a unos 20 kilómetros.

  • ¿Cómo empezó en esta labor?

En primer lugar, siempre he tenido perros y siempre he tenido la inquietud de querer aprender sobre ellos, de querer entrar en el mundo del adiestramiento canino. En su momento, por 2012, que es cuando empiezo con esto, me empiezo a plantear a raíz de un Golden retriever que yo tenía con mi mujer al que le pusimos Connor en honor a Connor MacCleod, el de la película de ‘Los Inmortales’.
A raíz de eso empecé a profundizar mucho en el tema del mundo del perro, en el mundo del perro de trabajo. Empecé a buscar la posibilidad hasta que en 2015 me surge la oportunidad de irme a Madrid y allí empiezo a formarme tanto en escuelas privadas como con gente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.


A nivel particular decidí hacer una inversión gorda en formarme como adiestrador canino y en especializarme en una serie de temas como eran perros de seguridad, de rescate y de detección, y allí tuve la oportunidad de realizar multitud de cursos. Casi cuatro fines de semana al mes estaba en Madrid de jueves a domingo haciendo cursos durante casi cinco años.

  • ¿Cómo suelen ser estos cursos?

Si lo haces por la via privada, un curso de adiestramiento canino bueno suele durar siete, ocho o nueve meses. Eso es adiestramiento canino. Luego hay cursos que se hacen unos intensivos de verano para tener unas nociones básicas, pero no es lo mismo que un curso de adiestramiento canino de un buen centro. Otra cosa es que luego tengas una serie de especialidades, que eso es diferente.


Al final, todos los animales aprendemos de la misma manera. Esto es condicionamiento clásico y operante: refuerzo, castigo negativo, castigo positivo. Todos los animales en la vida hacemos algo por algo. Siempre hay algo.


El adiestramiento canino es Skinner y Pávlov a tope. Lo que pasa es que nosotros, como humanos, hemos cometido siempre el error de creernos una especie superior en todo, y en el mundo del perro han imperado comportamientos que implicaban que los perros tenían que trabajar o realizar conductas por escapar de una agresión, que trabajaban bajo presión. Y eso no está bien. Lo lógico es que tú trabajes conductas porque vas a cobrar por ellas.
Y ese es el caso de los perros, y en el caso de los perros de seguridad todavía más. Un perro de seguridad que tiene que coger a un malo que roba en Zara no puede en ese momento de confusión decir ‘¡Uy, lo tengo que coger porque o si no me pegan!. No. Lo hará porque esa conducta la tiene entrenada y porque sabe que, después de realizar ese trabajo va a ir a su guía y este le va a enseñar su juguete y lo va a premiar.


Ese proceso siempre debe venir a posteriori de algo que nosotros denominamos el vínculo, que tiene una explicación científica, que es la relación que establece cada guía con su perro. Eso se basa en la liberación de oxitocina, que es lo que se denomina como la hormona del amor.
Al final, adiestrar es reforzar conductas que se repiten. Ni más ni menos.

  • ¿En qué proyecto estás involucrado actualmente?

Actualmente dirijo una empresa de adiestramiento canino y soy miembro de la ONG ‘Animal Rescue’, en la que llevo tiempo realizando una serie de proyectos para rescatar a animales que están en malas condiciones, sobre todo en los Distritos 4 y 5 en el perímetro fronterizo, y esos perros los ‘reciclo’ para luego adaptarlos a familias o realizar trabajos de terapia o asistencia.


Algunos de los perros que he rescatado los he reinsertado en unidades caninas del ejército y de diferentes unidades policiales. Es un proyecto que me da muchas satisfacciones y también muchas penas, porque al final, cuando haces todo esto es porque te gustan mucho los animales, y entonces sufres mucho también.
También colaboro con la ONG ‘Terapi Guaus’, que se dedica a ayudar a colectivos sociales a integrarse en la sociedad o a normalizar sus situaciones personales mediante la realización de terapias asistidas con animales.


Actualmente estoy montando un hotel residencial canino y una incineradora de mascotas, y luego en otros sitios estoy montando un santuario de protección animal, de animales rescatados de todo tipo.
Por otro lado, en todo lo relativo al bienestar animal o a políticas con la Ciudad Autónoma suelo participar en todo lo que puedo con la Consejería de Medio Ambiente y con la de Bienestar Animal.

Sobre la rabia: “Yo sí pienso que desde la Consejería (de Salud Pública, Políticas Sociales y Bienestar Animal) se ha actuado de manera correcta”

¿Cree que se ha actuado de forma correcta en el control de la rabia en la ciudad?

Si pienso que desde la Consejería de Salud Pública, Políticas Sociales y Bienestar Animal se ha actuado correctamente declarando la alerta 1 por rabia. No hacerlo hubiese sido una negligencia, y las negligencia sen salud pública pueden tener consecuencias muy negativas.
Una vez declarada la Alerta 1, se aplica el Plan de Contingencia en coordinación con una comisión técnica del Gobierno, que es quien toma las riendas , por eso se traslada una empresa pública para la recogida de los perros callejeros , vagabundos y/o asilvestrados .


Por otro lado sí creo en contra de otras afirmaciones y rumorologías que circulan por ahí , que desde la Consejería se ha intentado salvar la mayor cantidad de perros recogidos posibles, y el claro ejemplo es que de los dos casos de rabia se acaban manifestando en el centro de acogida durante la cuarentena, si se hubiesen sacrificado masivamente, esto no hubiese sucedido . Además, es palpable la gran saturación de perros que se encuentran en el centro de acogida, esperando a pasar a ser adoptados. Por lo que quiero recomendar a todos los melillenses que decidan tener un perrito que se lo planteen antes de comprar, adoptar y visitar el centro de acogida de animales y la protectora de animales y plantas de Melilla.

Sobre la polémica del traslado del perro policía ‘Bronco’: “Creo que se generó una polémica innecesaria”

¿Qué opinión le merece la polémica que se montó con respecto al traslado del perro ‘Bronco’, del Grupo Canino (Grucan) de la Policía Local?


Lo primero que tienen que entender las autoridades y la administración es que si tienes determinadas autoridades, debes tenerlas bien, y si no las tengas. Un perro en una unidad canina no es una unidad motorizada, es un ser vivo, un animal y tienen una serie de necesidades que hay que cubrir y las cubren sus guías caninos. Siempre, la última palabra y la última decisión la debe de tener su guía.


No sé si el presidente de la Ciudad autorizó o no (el traslado). El perro no es un bien material de nadie, por lo que no estoy de acuerdo con lo que dijo la Ciudad Autónoma, y sí me parece correcta la actuación de los miembros del Grucan, y de agradecer además. Desde mi punto de vista, creo que su guía canino hizo lo correcto y creo que el perro está con esa familia cambiando la vida de esa familia. Creo que se generó una polémica innecesaria, cuando lo ideal hubiese sido trasladar al perro y hacerse una foto el presidente con el jefe de la unidad, con el guía canino y con el perro como se hizo en 2016.

La edición digital de PDF de MELILLA HOY

https://online.melillahoy.es/membresias/

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas