Escribe para buscar

Inmigración Sucesos

JUCIL pide medios materiales, humanos y legales frente al aumento de la presión migratoria en la valla

Compartir
Peines invertidos frontera de Melilla

Esta asociación de la Guardia Civil dice que los peines invertidos instalados por Interior en los últimos meses son un sistema “fácilmente superable por parte de los inmigrantes que pretenden entrar de forma irregular en España”

La asociación profesional de la Guardia Civil JUCIL ha exigido medios materiales, humanos y legales para frenar el incremento de inmigración irregular a través de la valla de Melilla, un día después de que más de 200 subsaharianos trataran de acceder a la ciudad y 119 lo consiguieran en un salto a la valla que se saldó con cinco agentes heridos. En una nota de prensa, JUCIL ha justificado esta petición “para que se restituya el principio de autoridad de los agentes de la Guardia Civil que protegen la frontera de España”, el cual “se ha perdido en relación con la llegada masiva de inmigración irregular a España”.

Esta entidad afirma que dicha situación “supone un ataque directo a nuestra integridad territorial y a nuestra soberanía”, lo que hace necesario adoptar estas medidas, también para garantizar que la seguridad y la operatividad de los agentes de la Guardia Civil que intervienen en los dispositivos anti intrusión en el perímetro.

Del mismo modo, solicita una serie de protocolos y medidas legales que garanticen la seguridad jurídica de los agentes y permitan una mayor efectividad en las actuaciones de los agentes de la Guardia Civil.

Ha alertado sobre la falta de medios para hacer frente a estos intentos de entrada masiva y de “los numerosos fallos de seguridad” que, según apunta, existen en la valla de Melilla.

Así, se ha referido a la eliminación de las concertinas y su sustitución por unos barrotes, los denominados peines invertidos instalados por el Ministerio del Interior en los últimos meses, un sistema que “es fácilmente superable por parte de los inmigrantes que pretenden entrar de forma irregular en España”, asegura JUCIL.

Por este motivo, ha solicitado al Gobierno de España, que instale una nueva estructura en la valla con la que “resulte imposible el acceso de forma descontrolada y violenta, tal y como ha ocurrido en los últimos intentos de salto de la valla por numerosos grupos de inmigrantes”.

Además, se ha referido a la falta de medidas sanitarias de prevención de la COVID-19 para los agentes, lo que supone un “grave riesgo sanitario”, de ahí que haya solicitado que, de forma inmediata, se habiliten grupos sanitarios desplegados en las zonas de llegada de inmigración irregular.

De este modo, JUCIL propone que desde el primer momento se hagan test de la COVID-19 a los inmigrantes y así evitar el contacto directo de estos con el personal de la Guardia Civil, Policía Nacional, ONG y los CETI con personas contagiadas, pues “un contacto estrecho con posibles personas infectadas no solo pone en riesgo a los funcionarios, sino también a sus familias y al resto de la población de estas zonas”. 

Etiquetas:

1 Comentario

  1. Ego 14/07/2021

    Aficionados ni puta idea de sellar de saltos una simple valla

    Responder

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *