Escribe para buscar

Anuncio 360x180 CARREFOUR
Sucesos

Jubilación Dr. Crespillo

Compartir
Dr. Enrique Crespillo Montes

Con motivo de la jubilación del Dr. Enrique Crespillo Montes, los miembros de la Asociación Melillense para la Investigación en Neurología y Cardiología (AMINCAR), han acordado, por unanimidad, otorgarle la Distinción Platino “ad honorem” de dicha organización, de la que actualmente es presidente. 

Anuncio 380x380 CARREFOUR

El Dr. Crespillo es un reputado cardiólogo no sólo a nivel local, sino nacional, que ha desempeñado numerosos cargos en la sanidad melillense y española, durante las últimas cuatro décadas, tanto en la Junta de Personal del área sanitaria, como en la Junta Técnico-Asistencial, en la Sociedad Española de Cardiología, así como en su homóloga andaluza. Además ha pertenecido a las Juntas directivas tanto del Ilustre Colegio de Médicos de Melilla, como del Sindicato Médico de Melilla-CESM.

En el momento actual, además de presidente de la citada AMINCAR, es vicepresidente de la Asociación Melillense de Investigación Clínica (AMIC), Jefe de Sección de Cardiología y Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Comarcal de Melilla.

Tras una brillante trayectoria en la sanidad melillense, que comenzó en el antiguo Hospital de la Cruz Roja, junto al añorado Dr. Montis, su jubilación estaba prevista para el año pasado; no obstante, en un formidable gesto de generosidad, retrasó su jubilación de la medicina pública, para asumir el mando del Servicio de Medicina Interna de nuestro hospital, en plena pandemia COVID y en circunstancias epidemiológicas muy adversas, con una ejecución admirable y una gestión espléndida; durante estos meses, era habitual ver a nuestro insigne y querido compañero trabajar a destajo en muchos frentes al mismo tiempo: igual gestionaba la proyección del Servicio en el nuevo Hospital Universitario, que atendía pacientes cardiológicos, que valoraba casos de urgencias, que se enfundaba un EPI para atender un paciente afecto de COVID, dando un ejemplo mayúsculo que quedará en las retinas de los jóvenes durante el resto de sus vidas y, sobre todo, demostrando que la mejor forma de ejercer el liderazgo es estar en primera línea de batalla, compartiendo riesgos y penalidades con aquellos a los que se dirige.

Hoy, llegado el día de su retirada de la medicina pública, sólo podemos decirle “gracias”, gracias por ser tan buen jefe, gracias por ser un profesional excelente, gracias por ser tan buena persona, y gracias por haber podido disfrutar de su amistad tantos años y, si Dios quiere, que sea por mucho tiempo más. En unos meses, con la situación COVID confiemos que controlada, esperamos poder celebrarlo junto a toda la gente que le quiere en nuestra ciudad, que es mucha, aunque él siempre echará en falta a su amigo y hermano, José Manuel Montis Pelegay, pero seguro que éste, en el cielo, estará apoyándole, hoy y siempre y desde allí estará muy orgulloso del Dr. Crespillo, tanto como lo estamos los que aún pisamos la faz de la Tierra.

Etiquetas:

3 Comentarios

  1. Nuestros padres Antonio Crespillo y Victoria Montes estarían súper orgullosos de este día, aunque siempre lo estuvieron de sus hijos. Recuerdo la época de estudiante de medicina de mi hermano, que no pisaba la playa en verano. Se iba al hospital de la Cruz Roja a aprender la práctica de todo lo que se podía plantear en un enfermo. Siempre he dicho que todo lo que ha conseguido ha sido con el esfuerzo del día a día y la tenacidad. Se quitó de muchos disfrutes en su juventud para ser un buen profesional. Lógico ahora, que disfrute de esta merecida jubilación. Has dejado el pabellón muy alto y como hermana, me siento súper orgullosa de tus logros.

    Responder
    1. Gines Garcia Asenjo 24/07/2021

      Por supuesto que si Manoli gran médico y gran persona.Un fuerte abrazo a los dos y enhorabuena .

      Responder
    2. Emma Villanueva 24/07/2021

      Hola Manoli. He leído este comentario de casualidad y no me resisto a unirme a las muchas felicitaciones que seguro habréis recibido a labor de tu hermano, al que conocí cuando trató a mi padre que siempre hablaba muy bien de él.
      Aprovecho la ocasión para saludarte pues fuimos compañeras de clase en el Buen Consejo. Te recuerdo como una niña muy simpática. Espero q estés bien donde estés. Yo me fui de Melilla hace muchos años y apenas tengo ya vinculación con esta ciudad. Un abrazo

      Responder

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *