MELILLA HOY

Jesús Delgado debe ser cesado de inmediato por el uso caprichoso del dinero público

Imagen de Jesús Delgado Aboy

La historia parece que se repite con el hoy diputado tránsfuga Jesús Delgado Aboy. Sabiendo lo que se sabe de cómo llevó la presidencia del Colegio de Médicos de Melilla, donde se le imputan varias irregularidades pendientes de judicialización, todas ellas relacionadas con el uso del dinero -léase la compra de lencería femenina para una institución médica o un perro de los caros para un regalo, acciones que por supuesto nada tienen que ver con la entidad profesional sino para el capricho de su ya ex máximo responsable-, ahora todo parece indicar que pueda estar ocurriendo lo mismo en la presidencia de la sociedad pública Proyecto Melilla (Promesa). 

Su última “hazaña” ha sido el intento de emplear 11.500 euros para un foro económico como si Promesa fuera de su propiedad, pero chocó contra el Consejo de Administración que no le respaldó. Lejos de cesar en el intento, optó por la única vía a su mano que le quedaba para no depender de nadie ni de nada en el manejo de ese capital de todos los melillenses: usó el máximo permitido del dinero que tiene asignado como fondo de libre de asignación, en este caso 3.000 euros, para sufragar dicho proyecto. 

Da igual que sea por este foro u por cualquier otra actividad futura, el problema está en el hecho de que Jesús Delgado Aboy ya haya empezado a recordar cuál es su forma de actuar en el primer cargo que ostenta tras su escandaloso paso por el Colegio de Médico: el uso del dinero público de la forma más caprichosa que se conoce. Aún los médicos del Ilustre Colegio se llevan las manos a la cabeza por el resultado que deparó la auditoría que se realizó al mismo, entre ellos por el destino que tuvo el dinero dirigido para los huérfanos del mismo. 

Ahora vuelve a hacer de las suyas en la sociedad pública, para más inri sin tener la compatibilidad para ejercer como médico del Hospital Comarcal y al mismo tiempo los puestos de diputado de la Asamblea y presidente de Promesa. 

Con este panorama, Jesús Delgado Aboy no debe estar ni un minuto más en el cargo. El primer que debe retirarle su apoyo es el PP, que fue clave con su voto para permitir su acceso a la Presidencia de la entidad pública, al margen del decisivo respaldo de CPM, que lo tiene como diputado “en la recámara” por si le fuera necesario en lo que queda de una legislatura, en la que cada día asoman escándalos, el último este protagonizado por el tránsfuga.  

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas