Escribe para buscar

Editorial

Incógnitas en el caso Tasende

Compartir
José Miguel Tasende, presidente de VOX Melilla

Hace hoy una semana, se desencadenó una tormenta política que ha terminado con el cese, o no, no se sabe, del capitán marítimo de Melilla, José Miguel Tasende, después de casi dos décadas de trayectoria con gobiernos de distinto signo político.
Son varias las incógnitas que rodean este caso, pues él mismo comunicó el martes que un día antes había recibido una llamada de su director general diciéndole que se veía obligado a pedir al subsecretario del Ministerio su cese como capitán marítimo de Melilla. Sin embargo, fuentes de la administración pública aseguran a este Diario que José Miguel Tasende no podrá ser cesado de su puesto de capitán marítimo de Melilla porque logró este puesto por un concurso en 2001.
El propio Tasende lo dejó caer, entre líneas, al afirmar en su comparecencia que su puesto no es “de libre designación, exactamente”, pero, aun así, su intención era no recurrir la decisión porque entiende que la confianza máxima de su superior, el director general de la Marina Mercante, ya no la tiene. “Si mis superiores jerárquicos no confían en mí, yo no puedo confiar en ellos. Por el bien de la administración y de los ciudadanos, yo ya no pinto nada aquí”, resumió Tasende para situar la confianza como algo “básico” en el puesto que ostenta.
La delegada del Gobierno, Sabrina Moh, también insinuó esa misma dificultad para cesar a Tasende ayer mismo, al responder, respecto al caso concreto de si se podía o no cesar al capitán marítimo, que aún desconocen qué procedimiento se va a utilizar para relevarlo de sus funciones, que es la decisión que han adoptado y que ya se le ha comunicado.
Por lo tanto, cabe preguntarse por qué habla Tasende de un cese cuando no se le puede cesar, calificándolo como un castigo, y señalando concretamente al PP como responsable de ello, pese a que la propia delegada del Gobierno salió 24 horas antes que el PP a desmentir el supuesto incidente entre un barco de Baleària y un buque de guerra marroquí cerca del puerto de Melilla, sobre el que había hablado Tasende el viernes pasado. En todo momento, Tasende contestó por este asunto al PP, pero no a la delegada, que es su jefa directa y quien le desmintió primero de una forma clara y sin rodeos, en un comunicado donde le acusó de intentar aprovecharse de su cargo como capitán marítimo para sacar rédito político.
¿Podría estar buscando Tasende, o Vox, ese beneficio para su partido a raíz de este tirón de orejas público de la delegada, secundado por el PP a posteriori, de cara a las próximas elecciones? Es lo que se deduce al ver el ímpetu con el que Vox ha difundido este hecho en las redes y los comentarios de muchos de sus simpatizantes diciendo que por este cese hay un motivo más para votar a dicho partido. Tiene pinta de campaña orquestada para situar a Tasende como una víctima no del Gobierno que lo cesa, sino de su adversario directo en las urnas, que es el PP. O podría ser una pataleta para llamar la atención e intentar atraer a votantes, como viene haciendo Vox en Ceuta, donde tiene mucha más fuerza en las urnas que en Melilla. Incógnitas aparte, una cosa sí está clara, y es que Tasende, impecable funcionario público desde hace décadas, no necesitaba este borrón en su trayectoria.

Etiquetas:

También podría gustarte

1 Comentario

  1. F. José 19/11/2021

    Este señor “impecable funcionario público ” ha sido un PELIGRO PÚBLICO POR ESE HECHO… ¡Que se vaya ya!

    Responder

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *