Homenaje a Martín Rivera, el puntal de la Comunicación en la Guardia Civil de Melilla

Irene Flores

Compañeros de la Comandancia de la Guardia Civil en Melilla, los principales mandos del cuerpo, con el teniente coronel Arturo Ortega a la cabeza, y periodistas locales, se sumaron el pasado sábado al sentido y cariñoso homenaje al subteniente Juan Antonio Martín Rivera, quien, entre otras funciones, ha estado, durante los últimos 20 años, al frente de la Jefatura de Prensa de la Benemérita en nuestra ciudad.
Al acto se sumaron también la Delegada del Gobierno, Sabrina Moh, su antecesor en el puesto, Abdelmalik El Barkani, y el teniente coronel, Ignacio Lombo, que junto a su mujer regresó especialmente desde su actual destino en Toledo, para arropar al homenajeado en tan especial ocasión.
No faltó una amplia representación del cuerpo de Veteranos de la Guardia Civil, testimonio vivo de la historia local del insigne cuerpo y de la propia historia de nuestra ciudad en la que tan destacado papel tuvieron a lo largo de su vida activa.
El acto fue tan sencillo como sentido y sincero. Ajeno a protocolos y oficialidades. Con toda seguridad, no asistieron todos los que habrían deseado sumarse, especialmente periodistas que en los gajes del oficio de un día laboral como un sábado no siempre encuentran acomodo para participar de eventos sociales, pero desde luego sí que todos cuantos acudieron lo hicieron de manera sincera y orgullosa de brindarle un testimonio de admiración a Martín Rivera.
Porque si algo ha caracterizado al subteniente Rivera, como normalmente se le conocía, durante sus 30 años en la Comandancia melillense, la mayor parte de ellos ‘lidiando’ con periodistas y también en la nada fácil Oficina de Expedientes, ha sido su humildad, su capacidad incansable de trabajo, su fuerte sentido de la ética, su disposición sin ‘peros’ ni ambages y su fidelidad y amor por la Guardia Civil, cuerpo al que se vinculó con 19 años y en el que ha permanecido algo más de 45.
Martín Rivera contribuyó a modernizar la difícil tarea de la Comunicación en una Comandancia tan mediática y con responsabilidades tan sensibles como la de la Guardia Civil melillense.
Supo cooperar, colaborar y atender con maestría a los muchos medios, no ya locales, sino nacionales e internacionales que tantas veces han puesto el foco sobre Melilla por nuestra situación de ciudad fronteriza y puerta de Europa para los flujos migratorios que han ido llegando desde la década de los 90.
Y lo hizo siempre sin perder el norte sobre su función, su deber primero con la Guardia Civil pero también con el respeto que merece la profesión periodística. De ahí la admiración que logró ganarse entre muchos periodistas para los que deja muy alto el listón en la Jefatura de Prensa de la Comandancia.
Personalmente, trabajé durante años estrechamente con Juan Antonio durante mi etapa al frente de la Jefatura de Comunicación de la Delegación del Gobierno en Melilla. Él me enseño a ampliar mis perspectivas sobre la difícil gestión de la frontera, me ayudó con su sentido pedagógico de la Comunicación en un asunto tan conflictivo, penoso y difícil, y compartió sin recelos sus muchos conocimientos sobre la Guardia Civil, los flujos migratorios y la gestión de nuestras lindes fronterizas.
Su paciencia y templanza siempre fueron un ejemplo, al igual que su gran sentido de la ética y la lealtad.
Desde estas líneas quiero agradecerle lo que creo ya le trasmití cuando dejé mi puesto en la Delegación y, sobre todo, quiero desearle que disfrute al máximo de su nueva etapa junto a su mujer, Maru, sus hijos y nietos.
Porque Rivera, sin ser un periodista de formación ni vocación, llegó a convertirse en un pilar fundamental para los Medios en general y los locales en particular. Y, posiblemente, también aprendió mucho de las grandezas de una profesión no exenta de miserias pero llena de gloria si se ejerce con ética, honestidad y pasión.
Gracias por tanto, Juan Antonio, y esto no es una despedida porque tanto tú como yo seguimos en Melilla y tendremos ocasión de continuar viéndonos. Hasta siempre, amigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

Esclavos de Hacienda

Ese es el acertado título de un artículo de Isabel San Sebastián en ABC, el 31/1. Habla de “expolio”; de “dirigentes adictos a gastarse nuestro

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€