Histórico Domingo de Ramos: la Pollinica vuelve a bendecir las calles de Melilla 1.092 días después

Si el Domingo de Ramos es siempre un día muy esperado por la comunidad cristiana, el de ayer lo fue mucho más por el paréntesis obligado por la pandemia. Hacía tres años que los melillenses vivieron, por última vez, la salida procesional de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder y María Santísima de Gracia y Esperanza. Ambas imágenes, en la procesión conocida popularmente como ‘La Pollinica’, volvieron de nuevo a las calles y cientos de melillenses salieron a su encuentro, muchos de ellos con la emoción a flor de piel, especialmente en la salida de la Parroquia de la Medalla Milagrosa. El Parque Hernández fue otro de los puntos neurálgicos del Domingo de Ramos histórico en el que la Pollinica volvió a bendecir las calles de Melilla 1.092 días después.

Minutos antes de las diez de la mañana, la hora de la salida, las inmediaciones de la iglesia de Batería Jota eran un hervidero de fieles que querían ver, con sus propios ojos, la vuelta de la Semana Santa de Melilla a la calle después de que en 2020 y 2021 fuera imposible debido a la crisis sanitaria.
El hermano mayor de la Cofradía de la Flagelación, Roberto Vargas, acompañado por el resto de hermanos mayores de las cofradías de Melilla, fue el encargado de hacer la llamada en el gran portón para que saliera Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder.
Un poco más tarde, para la salida de María Santísima de Gracia y Esperanza, hizo lo propio la sobrina de José Álvarez Esquina, quien fuera mayordomo de esta Virgen durante 35 años. Por él, que falleció en agosto, el trono de la Esperanza salió con un crespón negro en uno de sus varales.
Fue un momento muy emotivo, al igual que la saeta que dedicó Ana Hernández a la Virgen nada más salir de su Casa Hermandad con una siempre compleja maniobra, resuelta de forma perfecta por los hombres de trono, que iban con sus mascarillas como medida de seguridad frente al covid.
La banda de la cofradía echó el resto con una marcha procesional que dio aún mayor solemnidad al momento, y no dejó de marcar el ritmo con sus tambores y cornetas durante todo el recorrido procesional, de más de siete horas.
El Tercio Gran Capitán I de la Legión fue otro de los protagonistas del Domingo de Ramos escoltando a ambas imágenes en todo su recorrido y dando la nota musical tras el trono de la Virgen. Los legionarios arrancaron aplausos y admiración de los melillenses, que los acompañaron a la hora de cantar su himno, ‘El Novio de la Muerte’, al mismo ritmo con que la Virgen era mecida por sus hombres de trono. La Escuadra de Gastadores, que abría prácticamente la procesión, también hizo las delicias de todo el mundo con sus malabarismos perfectamente coordinados.

Parque Hernández
Y si emotiva fue la salida de la procesión, que este año tuvo nuevo recorrido por las obras que se están llevando a cabo cerca de la iglesia de Batería Jota, tampoco se quedó atrás el paso por el Parque Hernández.
Cientos de melillenses de todas las edades formaron un pasillo en su paseo central para acompañar a la Pollinica y la Esperanza en un inicio de la Semana Santa espectacular y disfrutando de un día primaveral que invitaba a salir a disfrutarlo. Entre ellos, muchos niños que acompañaron al paso con preciosas palmas, manteniendo la tradición de cada Domingo de Ramos.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€