Escribe para buscar

Sucesos

Guelaya: “La histórica colonia de la gaviota de Aodouin de Chafarinas está en serio peligro de desaparecer”

Compartir
Gaviota cebando pollo en chafarinas

Este año, según alerta, continúa su declive a menos de 100 nidos, asegurando que la gaviota patiamarilla es su “enemigo natural”, por lo que insisten en la necesidad de aislamiento de las actividades humanas como “clave” para que la colonia remonte.

Según el grupo ecologista, fue un naturalista francés quien “se percató de la existencia de la gaviota de Audouin en las Islas Chafarinas, cuando encontró en el sector de playa de Saidia, como así la conocen los melillenses, cadáveres de esta rara especie de gaviota”.

La definen como “rara” porque a finales de los años 60 del pasado siglo la población reproductora de esta gaviota era de “algo más de 1000 parejas, en todo el mundo”.
Las Chafarinas contaban en 1980 “más de 2000 nidos en las islas de Congreso y Rey y eso representaba el 60% de la población mundial de gaviota de Audouin”. Desde estas islas han salido miles de esta especie que han recolonizado su área de distribución hasta que la colonia del delta del Ebro la sustituyó como colonia “exportadora”, llegando a tener 12.000 nidos. Entonces,  “¿qué ha pasado para que la colonia más grande de esta especie hace 41 años, que llegó a tener en 1992 alrededor de 4.500 parejas repartidas entre la isla de Congreso y Rey tenga en 2021 solo 93 nidos?”, pregunta Guelaya, informando que entre 1983 y 1985 se realizaron estudios de comportamientos instalando un “hide” en medio de la colonia desde donde se registraron muchas horas de observación y “desde allí se comprobó que algunas gaviotas patiamarillas se instalaron en los alrededores de la colonia de Audouin, depredando los pollos y huevos de gaviota de Audouin”.

“La gaviota de Audouin y la gaviota patiamarilla no compiten por la comida, porque han aprendido a evitarse”, aseguran, definiendo a la patiamarilla como “oportunista, que come cualquier cosa, en tierra y en mar, pero de día”, al contrario que la gaviota de Audouin que para evitarla, “pesca de noche”, asociada a los botes de luces y descartes de sardina, boquerón y jurel, por lo que se llega a la conclusión de que “compiten por el espacio”.
“Allá donde la colonia de patiamarilla consigue tener más nidos que la Audouin, ésta responde moviéndose y evitando la cercanía de gaviotas patiamarillas porque su experiencia le dice que va a perder a la mayor parte de los pollos si no se desplaza”, manifiestan, consiguiendo en medio siglo “pasar de 1000 parejas a más de 20.000 parejas, el 90% repartidas en colonias españolas, con una disminución en la última década compensada solo en parte por la aparición de colonias en Portugal, donde actualmente hay ya más de 4.000 parejas”.
En Chafarinas la población de gaviota de Audouin contó para su conservación con el apoyo del antiguo ICONA, y del actual Organismo Autónomo de Parques Nacionales, que ha organizado “descastes” de gaviota patiamarilla para asegurar espacio a la colonia de Audouin.
Se han producido sucesivamente dos periodos de control de gaviota patiamarilla en Chafarinas, entre 1987 y 1992 con el resultado de que la gaviota de Audouin aumentó de menos de 3000 parejas a más de 4000 “aprovechando la disminución de gaviota patiamarilla de más de 5000 a menos de 2000 parejas”.
Entre 1992 y 2004, Guelaya confirma que “no se controló a la gaviota patiamarilla, y la situación se volvió a inclinar a su favor”. La gaviota patiamarilla había duplicado su población y la gaviota de Audouin la había reducida a la mitad aproximadamente.
Un nuevo periodo de parafinado de huevos de gaviota patiamarilla no dio los resultados esperados entre 2003 y 2006, porque si bien consiguió que la población de Audouin remontase, no bajó la de patiamarilla y desde entonces, durante la última década la gaviota de Audouin “ha ido disminuyendo sus colonias en Chafarinas hasta los 140 nidos de 2019 y los 93 de 2021”, aseveran.
La respuesta de movilidad de las colonias de Auoduin las ha llevado a utilizar enclaves para colonias cercanos a la especie humana, como el acuartelamiento Capitán Arenas en Melilla, y en el caso de las islas Chafarinas en la isla de Isabel II en la cantera y en los acantilados cercanos a la torre de la Conquista.
“El futuro de la colonia de Chafarinas está más que nunca en nuestras manos”. “Un declive de más de 4000 parejas a 93 solo tiene un futuro previsible, la desaparición”, denuncian.
Las medidas a tomar están incluidas en el Plan de gestión que se incluyó en la declaración de ZEC/ZEPA publicada en el BOE en 2018.
La colonia de Audouin en la isla de Isabel II “necesita de un perímetro de seguridad sin actividades humanas, evitar el efecto de las ratas y el control de la patiamarilla en toda Isabel II. Y en la isla de Rey, si se mantiene libre de ratas como estaba hace unos años, no vendría mal tampoco controlar a la gaviota patiamarilla”, aconsejan.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *