Guelaya defiende que el PGOU debe incluir un “Plan Especial de zonas verdes” como adaptación al cambio climático

La entidad ecologista critica que las zonas verdes de Melilla no cuentan con una “definición correcta” porque “heredan del antiguo PGOU” la consideración de zonas libres que englobaba tanto a un aparcamiento como un parque infantil

Imagen cedida por Guelaya de una rotonda sin acceso peatonal entre Avenida de la Democracia, Duquesa de la Victoria, Luis de Sotomayor y Plaza Velázquez

La asociación ecologista ‘Guelaya’ ha comenzado a presentar sus alegaciones correspondientes al nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con un bloque de tres sobre zonas verdes a través del cual han invitado a la ciudadanía a que las presenten en defensa de las zonas verdes de la ciudad hasta el próximo 24 de julio. A juicio de Guelaya, las zonas verdes no cuentan en dicho plan con una “definición correcta” debido a que “heredan del antiguo PGOU” la consideración de zonas libres, las cuales englobaba tanto a un aparcamiento como a un parque infantil o un jardín. Así pues, esta propone una serie de condiciones para que una superficie en Melilla cuenta como zona verde.

La primera es que la ciudadanía tenga acceso a la misma para estancia u ocio. Una definición que, aunque reconoce Guelaya que viene recogida en el nuevo PGOU, pero “choca” con la consideración de 35.388 metros cuadrados de rotondas e isletas de tráfico que no tienen acceso y en las que “no se puede estar”. “No se puede considerar las rotondas e isletas como zonas verdes por no cumplir esas condiciones”, zanja la entidad, la cual concluye que hay que crear una superficie “equivalente” para mantener la proporción de m2/habitante de zonas verdes.
La segunda condición que exigen es que esa zona verde “sea verde”, para lo cual creen “necesario” que al menos el 51% de la superficie esté cubierta por tierra vegetal y vegetación. “De lo que más tiene que haber en una zona verde es verde”, recalcan.

Emergencia climática
En cuanto a los Pinares de Rostrogordo, afirman que el nuevo PGOU los incluye como “parque perirubano” y lo define como “aquellas zonas naturales para el uso de los ciudadanos encuadradas en zonas no urbanas”. Sin embargo, la asociación ecologista critica que no se incluya como zona verde no los espacios protegidos de la ‘Red Natura 2000’ de los que los pinares forman parte como zona “periférica”.


«Incluir los pinares de Rostrogrodo como zona verde aislada de la trama urbana y aislarla de su ámbito de gestión como zona protegida de los terrenos forestales de los que forman parte sirve para incluir 350.000 m2 cuadrados que suponen alrededor del 50% de las zonas verdes totales de la ciudad”, explican desde Guelaya.


Por último, lamentan que “no se dedique ni una sola línea del informe de sostenibilidad a promover el papel que la vegetación deberá tener como instrumento de minorización y adaptación al cambio climático, tanto en la zona urbana como en la Red Natura 2000”.
Es por ello por lo que solicitan que se dote al nuevo PGOU de un “Plan Especial” que sirva como “normativa” de zonas verdes y determine el papel de estas como herramientas de “adaptación y minorización” del cambio climático.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas