Guelaya apuesta por la promoción de la producción de energías renovables de autoconsumo, como las placas fotovoltaicas

Guelaya-Ecologistas en Acción de Melilla ha aseverado que “el precio de la electricidad con renovables es más barato que con gas, pero en la factura de la electricidad pagamos el precio de la fuente más cara porque el mercado eléctrico es marginalista”, asegurando que “si se venden a Endesa los derechos de producir electricidad con renovables, en Melilla la venderán a precio de la energía más cara de acuerdo con las normas actuales”.

El grupo Guelaya-Ecologistas en Acción anuncia que “este verano la factura de la luz ha seguido aumentando y el mes de julio acaba de batir récords hasta el punto que el Estado ha decidido disminuir el IVA y el impuesto a la empresas por producción de energía para conseguir un ahorro final para los consumidores del 12% pero esa decisión es coyuntural y transitoria, y no resuelve el fondo de problema que es el poder que tiene el lobby energético para imponer decisiones políticas, en España y en Europa, para gestionar el mercado eléctrico, su mercado, del que depende sus ganancias”.Para percibir la importancia del mercado eléctrico en la Unión Europea el grupo ecologista ha indicado que “el sábado 24 julio pasado, una avioneta chocó en Francia con un tendido de muy alta tensión, lo que interrumpió el suministro de electricidad de Francia a la Red Eléctrica española, y como consecuencia de ello entre las 16.45 y las 17.30 h del sábado 24 se cortó la electricidad en el aeropuerto del Prat de Barcelona, en el barrio de Olletas en Málaga, y en 640.000 abonados repartidos entre Andalucía, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Navarra y Pais Vasco”.

La energía eléctrica se produce utilizando distintas fuentes, como son las renovables, la hidráulica, la nuclear y la térmica. Y por ese orden son los costes de producción actuales, de más barato a más caro. “Producir electricidad con renovables hoy es ya más barato que con hidráulica, o que con nuclear, y por supuesto es más barato que con la térmica, que tras los cierres de las centrales de carbón, en la península, ha quedado en manos de centrales de ciclo combinado de gas”, ha añadido.
“Lo de centrales diésel contaminantes queda para estadísticas marginales de poblaciones periféricas, como la ‘isla’ energética de Melilla”, asegura el grupo, “en donde la lógica europea de bajas emisiones no termina de imponerse, porque los objetivos europeos ‘estadísticos’ salen sin contar con nosotros”, apunta.
En este sentido, Guelaya afirma que “el precio de la electricidad, mientras no se modifique el mercado eléctrico, va a seguir estando por las nubes, porque el lobby energético consiguió hace tiempo que toda la energía eléctrica tenga como precio de referencia el de la de más alto coste de cada día, que hoy por hoy es el gas”. Esto quiere decir que, según puntualiza, “si en la tarde del 25 de Julio (datos reales), el 75% de la producción de electricidad española procedía de fuentes libres de emisiones como las renovables o la hidráulica, y solo un 10% procedía de centrales de ciclo combinado de gas, el 100% de la electricidad en España se estaría cobrando como si procediese del gas. Un robo a mano armada, legal, pero un auténtico robo a las personas que pagan la electricidad, los consumidorxs”.
El precio del gas, continua, “no ha parado de subir, porque el lobby energético, si algo sabe, es ganar dinero. En los primeros seis meses de este año subió según fuentes periodísticas un 31.3%. En ese mismo periodo del primer semestre de 2021, la energía eólica tenía un récord de producción, un 32,9% superior a la de 2020, que hizo que el 54,6% de la producción nacional de electricidad fuera de origen renovable. Es pura magia, en momentos en que la producción por la pandemia se reduce se gana más dinero a pesar de que se produce con fuentes más baratas”.
Los ecologistas apuntan que “si el mercado energético sigue ligado a las normas de mercado actuales, ¿qué interés puede tener Endesa en promover energías renovables en Melilla al mismo tiempo que tiene que remotorizar su central diésel?”, aclarando que “una explicación plausible es que quiera controlar la producción de energías renovables con las reglas del juego actuales para obtener energía barata que podría vender luego como energía cara obtenida con gas”.
Desde Guelaya “queremos apoyar una política energética en Melilla que promueva la producción de energías renovables de comunidades energéticas de autoconsumo, de forma que los edificios particulares, así como las pymes y empresas que tengan techos disponibles puedan instalar placas fotovoltaicas, y que las instalen por cuenta propia solicitando con subvención públicas, sin depender de Endesa ni de otras corporaciones”. Para ello, indican, “la Ciudad Autónoma debe invertir 1 millón de euros al año en apoyo del autoconsumo eléctrico, para que pymes y propietarios de viviendas podamos producir energías renovables baratas y sostenibles y que la energía autoproducida se inyecte en la Red eléctrica dejando a Endesa como respaldo porque en Melilla rigen en lo básico las mismas normas que en España”.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas