Fuerzas Armadas de España

Desde hace más de cuarenta años, nuestra nación celebra en el sábado coincidente o más próximo al 30 de mayo, festividad de San Fernando, el Día de las Fuerzas Armadas, con el propósito de ampliar la resonancia de la efeméride y subrayar la identificación de los Ejércitos y la Armada con el pueblo español, del que forman parte y al que sirven.

Celebramos, igualmente, hoy, 30 de mayo, como queda dicho, la festividad de San Fernando, Patrón de las Especialidades Fundamentales de Ingenieros, Transmisiones y del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos (Especialidades Fundamentales de Construcción y Telecomunicaciones y Electrónica de las Escalas de Oficiales y Técnica) del Ejército de Tierra, por cuya razón felicito, con carácter general a todos los militares y de manera especial, a los miembros de nuestras Fuerzas Armadas que sirven en dichas especialidades.

En los manuales en los que se formulan recomendaciones para combatir la desinformación, tan de moda en nuestros días, se recomienda acudir a las fuentes originales para contrarrestar el efecto de las informaciones tendenciosas o maliciosas que pretenden alterar con fines perversos nuestra percepción de la realidad.

Es por ello que acudo a la información proporcionada por las propias Fuerzas Armadas, en este caso por el Ejército de Tierra, en su divulgación a través del canal youtube de la jornada celebrada el pasado miércoles, 26 de mayo, bajo el título de “El Ejército de Tierra y los retos futuros, la fuerza de los valores”, cuyo visionado recomiendo y en el que se puso de manifiesto la percepción que tienen nuestros militares del componente ético de su profesión.

La conferencia inaugural de la jornada corrió a cargo del Teniente General D. Francisco José Gan Pampols, quien, con la brillantez que en él es habitual, expuso los valores esenciales que rigen los modos de actuación en nuestras Fuerzas Armadas. En su exposición incluyó una referencia a las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas cuyo artículo 129 expresa que “el que ejerza la función docente fomentará los principios y valores constitucionales, contemplando la pluralidad cultural de España y promoverá en sus alumnos los principios éticos y las reglas de comportamiento del militar, con el objetivo de que todos los miembros de las Fuerzas Armadas fundamenten su ejercicio profesional en el más exacto cumplimiento de los preceptos contenidos en estas Reales Ordenanzas”.

Al tiempo que se desarrollaba esta jornada, se debatía en nuestro Congreso de los Diputados, el de todos los españoles, en su Comisión de Defensa, una Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario de Euskal Herria Bildu (EH Bildu) sobre los manifiestos y misivas de carácter político franquista y ultra impulsados por miembros de las Fuerzas Armadas (sic). Tras una exposición de motivos plagada de prejuicios y de juicios de intenciones de nuestros militares, habituales en esta formación política, la Proposición No de Ley instaba al Gobierno, entre otras cosas, a realizar una investigación rápida y efectiva sobre la infiltración de la extrema derecha en las Fuerzas Armadas e informar del resultado de la misma a la Comisión de Defensa, así como a desarrollar un plan con medidas concretas contra la infiltración ultra y detección de la misma en el seno de las Fuerzas Armadas.

El Grupo Parlamentario Socialista votó favorablemente a la toma en consideración de la Proposición No de Ley, si bien planteando una redacción alternativa (que fue aceptada por el proponente) en la parte dispositiva de la misma para instar al Gobierno sucintamente a “continuar velando por el cumplimiento del principio de neutralidad política de las Fuerzas Armadas y de sus miembros, así como por la observancia en el seno de aquéllas de la legislación sobre memoria histórica y democrática”. Se daba pábulo, no obstante, con esta postura, a la aceptación de un principio de presunta culpabilidad, basada en vaguedades y en supuestas actuaciones individuales, contrarias a la norma, suficientemente consideradas, perseguidas y sancionadas de manera efectiva mediante la aplicación de un Régimen Disciplinario y un Código Penal especialmente severos con estos comportamientos.

En defensa de la posición del Grupo Parlamentario Popular tuve la oportunidad de poner de manifiesto la aparente intención del Grupo proponente de promover en las Fuerzas Armadas una suerte de persecución de militares, no que vulneren el marco legal y la neutralidad política, sino que piensen y se expresen de una determinada manera que al Grupo proponente no le gusta, pretendiendo conducir a las fuerzas políticas del Congreso de los Diputados a una deriva totalitaria, en la que ellos se encuentran cómodos, pero que es precisamente la que proscribe nuestra Constitución.

Finalmente les insté, tanto a ellos como a otros Grupos instalados en posiciones semejantes, a liberarse de sus prejuicios, dejar de perseguir fantasmas y hacer un esfuerzo por ver en nuestras Fuerzas Armadas lo que realmente hay en ellas, un colectivo de servidores públicos entregados al servicio a la nación, ciudadanos ejemplares y absolutamente respetuosos con el ordenamiento legal vigente. Felicitémonos pues en el día de hoy por disponer de unos profesionales de la milicia sólidamente cualificados desde el punto de vista ético y felicitemos por ello a nuestras Fuerzas Armadas, las Fuerzas Armadas de España.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas