FeSMC UGT anuncia movilizaciones para el 23 de septiembre, por todo el territorio nacional

El sindicato exige al Gobierno central el reconocimiento de los trabajadores de la Seguridad Privada, un sector básico, que cumple una función social enorme en nuestro país; e insiste en el necesario cambio del modelo de los más de 100.000 trabajadores, instaurados en una contratación de servicios, tanto pública como privada, situada en el precio más bajo y sin ningún criterio de calidad en cuanto a la prestación de servicios, según ha indicado Diego Giraldez, Responsable Sectorial Federal del Sector de Seguridad Privada y Servicios Auxiliares de FeSMC UGT.

Diego Giraldez, Responsable Sectorial Federal del Sector de Seguridad Privada y Servicios Auxiliares de FeSMC UGT, tras agradecer la presencia de los medios, ha situado tres realidades del sector que están ocurriendo a nivel estatal y por supuesto, en Melilla.


En primer lugar, insiste en el necesario cambio del modelo de la Seguridad Privada, que pase por una mayor calidad de las empresas de seguridad, que apuesten por la calidad de los servicios y que garanticen las condiciones laborales de los más de 100.000 vigilantes que operan en el territorio nacional.


“Clientes públicos y privados y las propias empresas de seguridad, con la complacencia del Gobierno central y en este caso del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla, son cómplices necesarios para tener un sector de seguridad cada vez más precario y con trabajadores más próximos a tendencias de otros países con unas condiciones laborales basadas en la esclavitud, que hacia unas tendencias que nos aproximen a unas condiciones laborales del norte de Europa”, ha señalado Giraldez.

En cuanto a la situación laboral de los Vigilantes de Seguridad en Melilla, especialmente en instalaciones como el CETI, Giraldez ha señalado que lo que piden, más allá de unas mejores condiciones económicas, es una mayor adecuación de servicios de seguridad. “Hay que dejar de tirar los precios para dar una sensación mentirosa de seguridad. No se puede garantizar la seguridad de nadie, cuando las empresas, debido a los bajos precios de concurso, son, en muchas ocasiones, incapaces de ofrecer la seguridad del propio vigilante”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

Melilla llora a José Manuel Calzado

La noticia de su fallecimiento primero, seguida de las innumerables muestras de condolencias que llegaron después, corrieron ayer como la pólvora en Melilla. Se nos