Fallece el teniente general Evaristo Muñoz Manero, excomandante general de Melilla

Estuvo al frente de la Comandancia General de Melilla desde febrero de 1995 hasta julio de 1997, después de haber servido “con gran brillantez” en las filas de las más prestigiosas unidades del Ejército español

Este miércoles ha fallecido el teniente general Evaristo Muñoz Manero, que fue comandante general de Melilla desde febrero de 1995 hasta julio de 1997, después de haber servido “con gran brillantez” en las filas de las más prestigiosas unidades del Ejército español. En una nota de prensa, la Comandancia General de Melilla ha recordado que el General Muñoz Manero dejó en la ciudad y en el personal bajo sus órdenes “un imborrable recuerdo de ejemplo de soldado en todas las facetas que componen la naturaleza castrense”.

Nacido en Larache, el 11 de enero de 1937, orientó sus pasos a la vida militar, siguiendo la tradición familiar, y fue promovido al empleo de teniente en 1958, siendo su primer destino el Grupo de Tiradores de Ifni número 1.


En Ceuta fue teniente del Tercio “Duque de Alba” 2º de La Legión, aunque ha servido en varios Tercios Legionarios, llegando a mandar el Tercio “Gran Capitán” 1º de La Legión de Melilla desde noviembre de 1989 a agosto de 1991).


También ha prestado servicio en unidades de Operaciones Especiales, siendo el primer jefe del antiguo Grupo de Operaciones Especiales “Órdenes Militares” nº 1, así como diferentes unidades de Infantería.
Ejerció también el Mando de la Brigada Acorazada “Guadarrama” XII desde agosto de 1991 a octubre de 1994, y desarrolló labores de profesorado en la Escuela Superior del Ejército.


La Comgemel destaca sus “numerosísimas condecoraciones”, lo que “reflejaban, en parte, la admiración que despertaba en quienes le rodeaban”, aunque “la mirada leal y sincera de sus subordinados” era “la mayor de las recompensas a las que aspiraba el general Muñoz Manero”.
Asimismo, ha señalado su “trato exigente, pero cercano” hacia sus subordinados, unido a la elevada auto exigencia de la que daba continuo ejemplo en todos los actos de su vida, lo que “ha dejado una huella indeleble en todas y cada una de las unidades en las que ha servido”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas