Expectación, nerviosismo y fervor en la Cofradía del Cristo de la Paz y de la Soledad ante el regreso de la Semana Santa

Tras dos años “en la espera” a causa de la pandemia, la Hermandad afronta con “ilusión” la vuelta de los pasos procesionales a las calles de la ciudad con novedades, como el trono restaurado del Cristo de la Paz

Imagen de archivo de la procesión de la Soledad de Nuestra Señora en 2019

Los sentimientos se agolpan en esta recta final del regreso de las procesiones de Semana Santa a la calles de Melilla y las emociones cada vez están más a flor de piel tanto por parte de miles de melillenses, cofrades e incluso no cofrades, como de las cinco hermandades de la ciudad. Es el caso de la Venerable y Muy Piadosa Cofradía de la Soledad de Nuestra Señora y del Cristo de la Paz, que acoge con una mezcla de “ilusión, nerviosismo, expectación y fervor” la vuelta de los pasos tras dos años sin poder hacerlo a causa del covid-19.

“Llevamos dos años en la espera, y han sido dos años gratificantes por otro lado porque hemos tenido que variar un poco la mentalidad. Ha sido una Semana Santa mucho más retrospectiva y mucho más interiorizada”, explica el Hermano Mayor de la cofradía, Francisco Javier Calderón, quien se muestra optimista de que esté año vuelvan a salir los pasos procesionales a la calles de Melilla en “todo su esplendor” siempre y cuando el tiempo lo ‘respete’.
Este año será especial no solo por la larga espera tras dos años sin poder salir debido a la pandemia, si no porque el Santísimo Cristo de la Paz estrene su trono totalmente restaurado. “El tema del covid-19 nos ha marcado a todos indudablemente. Nosotros hicimos una restauración del trono del cristo y desde hace dos años este allí sin poder salir, por lo que tenemos muchísima ilusión como miembros de la cofradía de nuestro cristo luzca en ese nuevo trono. Esperamos que pueda ser todo adecuado”, afirma esperanzado Calderón, quien lamenta que este año no pueda acompañarlos su fiel Capataz del Cristo de la Paz, Carmelo Martínez, y será José luis García quien ocupe su puesto.

“Y el viernes, si Dios quiere la Virgen de la Soledad nuevamente estará en las calles de Melilla en ese callejón suyo tan singular, subirá nuevamente las escaleras de la calle Cánovas (del Castillo), la canción hecha oración de María Mendoza en su ‘Ave María’…”, enumera, asegurando que se muestran todos “expectantes” por poder disfrutar de nuevo con los titulares y que “la iluminarias se vaya encendiendo” en la avenida con todas las luces apagadas para dar comienzo a la estación de penitencia y, seguidamente, el acto de ‘desagravio’.
“Son esos momentos íntimos que tenemos en la cofradía que todo el mundo conoce y disfruta y estamos muy esperanzados en que puedan nuevamente tener el efecto de siempre”, confía Calderón, quien cifra en 6.500 las velas que repartirán entre los ciudadanos que lo deseen en la avenida para alumbrar el camino de la Soledad en su itinerario.

“Más que preparados”
El Hermano Mayor asegura que se sienten “más que preparados” para volver a procesionar, y es que cree que han tenido tiempo suficiente durante estos dos años para prepararse. “Demasiado tiempo” a su juicio. “Han sido dos años que no hemos parado aunque no hayamos podido salir”, sostiene.
Tampoco tienen problemas por ahora al respecto para conseguir portadores de tronos. De hecho, afirma que hay lista de espera para poder llevar el trono de la Virgen de la Soledad, y también apuntó que cuentan con un número “suficiente” para poder llevar “muy dignamente” el trono. No obstante, apostó por ser “consecuentes con la realidad” en este sentido y “buscar la fórmula entre todos de que si ese problema existe se pueda subsanar”.
Los aldabonazos, la virgen al fondo, la salida del trono de la iglesia, el nerviosismo en los momentos previos a la salida… Todos ellos son cosas y situaciones típicas en las procesiones de Semana Santa que Calderón echa más de menos, y con las que se reencontrará en apenas unos días.

Comienza la instalación de las gradas y las tribunas en el centro

La Avenida Juan Carlos I se prepara para el inminente regreso de la Semana Santa a Melilla con la procesión de la ‘Pollinica’ y de María Santísima de Gracia y Esperanza para este Domingo de Ramos.
Es por eso por lo que en esta semana ya han empezado la instalación de las gradas para todo aquel que quiera disfrutar de los pasos desde una zona más privilegiada, así como de las tribunas donde se colocarán a los tronos a su paso por la avenida durante su recorrido. También se han colocado las banderolas.

Itinerarios y salidas procesionales del Cristo de la Paz y de la Soledad para el Jueves y Viernes Santo

El Santísimo Cristo de la Paz saldrá en procesión “en todo su esplendor” el próximo 14 de abril, Jueves Santo, de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús a las 20:30h y se dirigirá a la Plaza Menéndez Pelayo siguiendo por la calle Ejército Español y Cervantes hasta llegar a las 21:00 a la Avenida Juan Carlos I, donde se le pondrá en tribuna a las 21:30h y, acto seguido, continuará su recorrido por la Avenida Castelar, López Moreno y la Plaza Menéndez Pelayo para recogerse a las 22:15h al Sagrado Corazón.

Viernes Santo
El 15 de abril, Viernes Santo, la noche se volverá ‘luctuosa’ en la ciudad con la procesión de la Virgen de la Soledad, la cual saldrá en procesión a la Iglesia del Sagrado Corazón a las 23:00h e iniciará su itinerario por la Plaza Menéndez Pelayo, López Moreno, seguirá por la escalera de acceso a Cánovas del Castillo, Murcia, Avenida Castelar, el callejón del paso de la Soledad y Padre Lerchundi hasta llegar a las 00:00h a la avenida, donde a las 00:30h se le pondrá en tribuna y se le hará el desagravio. Inmediatamente, seguirá su recorrido de vuelta por Cervantes, Ejército Español, Plaza Menéndez Pelayo hasta recogerse a las 01:30h en la Iglesia del Sagrado Corazón.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Un día histórico?

Gran iniciativa la del Instituto de Enseñanza Secundaria Rusadir con su Olimpiada de Historia de Melilla entre sus alumnos y su deseo de promover el