Escasa afluencia y ausencia destacada

Día de la constitución

Es una pena, pero es así desde casi siempre. Una constante que se repite todos los años. Ayer, y tal como ha ocurrido durante prácticamente todas las celebraciones del Día de la Constitución en Melilla, de nuevo se registró una escasa afluencia de melillenses al acto oficial para conmemorar el aniversario de la Ley de Leyes. En esta edición, por no ir no ha ido ni siquiera el presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, algo insólito en este caso. Las explicaciones ofrecidas por sus vicepresidentes Hassan Mohatar y Gloria Rojas no ayudaron a entender esta importante ausencia, al señalar únicamente que estaba fuera de Melilla y, en cualquier caso, el que debería dar los detalles tendría que ser el propio De Castro al tratarse de una cuestión personal. El ex presidente de la Ciudad y actual líder de la oposición, Juan José Imbroda, no desaprovechó lo sucedido y además de llamarle “tránsfuga” y “títere”, dejó caer que estaba de puente en Sevilla o de vacaciones “por ahí”.

Sea como fuere, está claro que el 6-D, a pesar de ser una fecha crucial en la democracia española, no atrae a la ciudadanía a honrar esta fecha ante el monolito de la Constitución, entre otras razones porque buena parte de los melillenses se va de vacaciones para aprovechar este «macro puente» para darse una escapada a la Península (hasta el cierre de la frontera también Marruecos era la otra opción vacacional). A ello hay que unir que los que se han quedado en Melilla, la práctica totalidad han preferido aprovechar la mañana haciendo otras cosas que no fuera acudir a la Plaza de España a oír el discurso institucional, esta vez ofrecido por la presidenta accidental Gloria Rojas, y ver el momento en el que ella, la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, y el comandante general, José Miguel de los Santos, depositaban una cesta de flores a los pies del monolito en homenaje a la Constitución, mientras sonaba el himno de España. 

Dejando a un lado la escasa afluencia ciudadana y la ausencia del presidente de la Ciudad, como parte destacada del discurso de Rojas está el deseo de cambiar la Constitución “desde el acuerdo y el consenso de todos los partidos políticos representados en la ciudad” porque la España de 1978 no es la misma de ahora, mientras el PP se opuso a ello. Tampoco hubo unanimidad a la hora de establecer cuál debería ser el rango autonómico que requeriría una ciudad como Melilla. Por tanto, lejos queda el consenso que reclama Rojas y que, a la vista de las declaraciones de los distintos partidos con representación en la Asamblea, no parece posible de momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€