Enorme

Carlos Alcaraz ha ganado también a Novak Djokovic (Foto Mutua Madrid Open)

Enorme, con esta palabra se define la categoría del partido de poder a poder, que presenciamos ayer sábado en la Caja Mágica en las semifinales de este torneo Master mil del Mutua Madrid Open, que ha ganado Carlos Alcaraz a Novak Djokovic por 6-7,7-5 y 7-6, tras más de tres horas y media agónicas de partido, con fuerte calor y bajo un sol de justicia, como está haciendo en esta semana en Madrid.

Por Pilar Cayuela/Enviada especial

No solamente hemos disfrutado todos los que estábamos en las gradas, lleno absoluto, por supuesto, con reventa, sino que también hemos sufrido, incluyendo los pocos serbios que aparentemente estaban en el coliseo, así como el resto de los que estábamos con el corazón en un puño deseando que ganara ‘Carlitos’.

El primer set ya lo había podido ganar el jugador español, pero alternaba la sucesión de grandes golpes de derecha con la comisión de errores no forzados que le comían las ventajas parciales que lograba en el transcurso de los distintos juegos que se iban sucediendo.

Dicho esto, me apresuro a decir que si el igualado primer set no lo ha ganado el español es porque estaba jugando contra el número uno del mundo, Novak Djokovic, que ha dado una lección durante todo el partido, no sólo en este primer set, de cómo se juega un partido contra un gran jugador que tiene 16 años menos que tú, que juega con el público en tu contra y además, como indicábamos en el artículo de ayer, no ha conseguido todavía su estado de forma óptimo por las vicisitudes pasadas que todos conocemos.

Es un jugador el serbio que ha estado totalmente concentrado, que parece que se va del partido, pero no es así. Ante los saques endemoniados que le realizaba Alcaraz, restaba, como es una de sus virtudes a los pies del español, varia la dirección de los saques a su antojo y además los coloca en los sitios inverosímiles adonde no puede llegar el contrario y los realiza en los momentos de apuro cuando el contrario tiene la posibilidad de hacerle un “break”.

En el tercer set tras tres horas largas de partido y con empate a seis juegos, no sabíamos quién iba a ganar, todos mentalmente agotados, los jugadores agotados además físicamente, pero al final el que sí logró jugar en maestro, con valentía y enorme talento fue Carlos Alcaraz. Tendremos tiempo para seguir hablando de él porque es el que mañana jugará la final. El lunes próximo logrará como mínimo la clasificación de la ATP como número seis del mundo y según algún resultado colateral puede que sea top cinco. No nos lo perderemos.

( La edición digital de PDF de MELILLA HOY

online.melillahoy.es/membresias/ )

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas