El Tercio Gran Capitán I de la Legión deja alto el pabellón en el Jueves Santo malagueño

El Tercio Gran Capitán I de la Legión dejó ayer muy alto el pabellón en el Jueves Santo de Málaga, donde miles de personas salieron a la calle para recibir a los 150 soldados que habían embarcado el miércoles por la noche en el buque Contramaestre Casado para participar en la procesión del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. Antes, por la mañana, los legionarios melillenses llevaron a cabo el tradicional desembarco y desfile por las calles de la capital de la Costa del Sol para el traslado y la entronización de esta imagen religiosa en un acto donde el Ayuntamiento de Málaga hizo entrega de la Medalla de la Ciudad concedida a la Legión por su centenario.

El acto más emblemático del Jueves Santo de Málaga volvió ayer tras el parón obligado por la crisis sanitaria derivada de la pandemia y, además, este año, el desembarco tuvo lugar en una nueva ubicación, como es el muelle Adosado al Dique de Levante.
Eran las 10.30 horas cuando del buque ‘Contramaestre Casado’, de 104 metros de eslora, desembarcó la Compañía de Honores del Tercio ‘Gran Capitán’ I de La Legión. Al mando del buque, el comandante, capitán de corbeta, Alberto Rastrollo Marcos.

El desfile
Allí, un público multitudinario, además de las diversas autoridades militares, civiles y religiosas, esperaban a que arribara el buque. La nueva ubicación del desembarco de La Legión ha permitido ampliar el itinerario de la Compañía de Honores en el Puerto ya que, una vez finalizado el acto en el atraque, han recorrido el Muelle 1 y el Palmeral.
Precisamente, el Palmeral de las Sorpresas abrió el camino a los legionarios en su desfile hasta la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás, pasando antes por, entre otros, la plaza de la Marina, Molina Lario, plaza del Obispo, plaza del Carbón, Granada, Larios, Martínez, Atarazanas, Puente de la Esperanza, San Jacinto, Plaza de La Legión Española, llegando así a su destino.
Ya en la explanada de Santo Domingo, donde acompañó el buen tiempo, esperaban miles de personas en este Jueves Santo para asistir al que es considerado el acto más emblemático de este día, y al que acudieron, entre otros, el general Amador Enseñat y Berea, jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME); el presidente de la Junta, Juanma Moreno; la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente de la Diputación, Francisco Salado; el subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas; y la delegada del Gobierno andaluz, Patricia Navarro; así como otras autoridades.
Minutos antes de las 12.30 horas, las damas y caballeros legionarios llegaron a la Casa Hermandad de la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, en el barrio de El Perchel.

Medalla de Málaga
En la explanada de Santo Domingo tuvo lugar la entrega de la Medalla de la Ciudad a la Legión Española, cuyo reconocimiento lleva implícito el nombramiento de Hijo Predilecto, en un acto presidido por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.
El pleno ordinario de octubre del 2020 aprobó la concesión de la Medalla de la Ciudad y nombramiento de Hija Predilecta a esta unidad de élite del Ejército de Tierra. La propuesta fue presentada por la concejala de Servicios Operativos, Régimen Interior, Playas y Fiestas, Teresa Porras, que ha instruido el expediente.
El expediente recoge las adhesiones de autoridades como el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo; el presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia; y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía y de Málaga, Javier González de Lara.
La Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad realizó la petición al Ayuntamiento para la concesión de la Medalla de la Ciudad con motivo del centenario fundacional de la Legión Española, celebrado en el año 2020. La petición se sustentaba en diferentes pilares sociales y vínculos muy estrechos con la ciudad y la provincia, así como por su gran trayectoria humanitaria por el mundo.
De la Torre, que aludió «al amor de Málaga» por la Legión, señaló que «en nombre de la Corporación, atendiendo la petición de la Hermandad, de tantas personas que se han unido, y de esa demostración de amor y de cariño, es para mí un honor entregar la Medalla de la Ciudad y la condición de Hijo Predilecto». «Viva la Legión, viva Málaga, viva España y viva el rey», dijo el regidor.
El alcalde de Málaga, acompañado de miembros de la Corporación municipal y la bandera de la ciudad, que fue escoltado por dos maceros; hizo entrega de la Medalla de la Ciudad al general jefe de la Brigada de La Legión, Melchor Jesús Marín Elvira, que agradeció el reconocimiento. Asimismo, De la Torre colocó un corbatín con los colores de la bandera de Málaga en el guion «cargado de historia» de la Legión.

Traslado
Tras este acto, tuvo lugar el relevo del estandarte del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas orlado por los guiones y banderas de los Tercios. En esta ocasión el coronel jefe del Tercio Gran Capitán, I de La Legión, Antonio Julián Ferrera Arriba, hizo entrega del estandarte al coronel jefe del Tercio Duque de Alba, II de La Legión, Zacarías Hernández Calvo. Posteriormente, comenzó el traslado del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas a su trono procesional, donde se entonó la letra de ‘El novio de la muerte’, que marcó el ritmo con el que portaron a hombros y a pulso la talla del también conocido como Cristo de Mena.
Asimismo, tras una oración y con palabras de paz, con especial mención al pueblo de Ucrania, se llevó a cabo el homenaje a los caídos con los acordes del toque de oración, mientras los gastadores alzaron al Cristo y con los guiones legionarios inclinados hacia la imagen, se le rindió honores.
Más tarde, mediante un sistema de poleas, se depositó al crucificado en el trono al son de la marcha procesional ‘Cristo de La Legión’, de Eloy García, interpretada por la brigada Rey Alfonso XIII.
Entre «vivas» y aplausos, la compañía de honores y la banda de guerra y música abandonaron la plaza desfilando. Se ponía así fin, pasadas las 13.00 horas, a uno de los actos más significativos de la Semana de la Pasión de Málaga.
Los legionarios volvieron a acompañar al Cristo de la Buena Muerte y Ánimas a partir de las 19.25 horas de este Jueves Santo, cuando desfilaron por las calles de la capital malagueña junto a Nuestra Señora de la Soledad.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas