El SPLM asegura que no tiene “ningún tipo de relación” con De Castro

El representante del Sindicato de Policía Local, Francisco Faus, denuncia que les han vetado «a todas las reuniones de la noche a la mañana» y que los tienen «excluidos tanto el resto de sindicatos como la administración»

El presidente del Sindicato de la Policía Local de Melilla (SPLM), Francisco Faus, confiesa que desde la organización se sienten «cansados» de entrar en polémicas y discusiones y que esperarán a que las administraciones y los sindicatos convoquen elecciones «cuando crean conveniente y oportuno», ya que afirma que a día de hoy «no tienen ni idea de por qué no se han celebrado». «Hay un complot general para que el Sindicato de la Policía Local no participe en estas elecciones ni en ningún tipo de reunión», denuncia, añadiendo a su vez que «no reciben el apoyo de nadie». Asimismo, afirma que la directora general de la Policía Local no les recibe porque no son un «sindicato electo». «Cuando voy a hablar con la directora no lo hago como un sindicato electo, sino como representante de un sindicato, y eso son dos cosas que confunden ellos», arguye.

«Cansados» y «excluidos». Con estas palabras definen desde el Sindicato de Policía Local de Melilla la frustración que sienten «tanto desde las administraciones como con el resto de sindicatos». Su representante, Francisco Faus, asegura que la organización no tiene a día de hoy «ningún tipo de relación» con el presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo De Castro, el cual, según denuncia, «pasa olímpicamente de la Policía Local y cada vez que abre la boca en los medios es para humillarla». «La plantilla se siente abandonada y dejada. Todavía no me ha llegado ningún compañero que me diga ‘lo está haciendo bien el presidente’, que es nuestro jefe directo», lamenta, Junto a esto, Faus afirma también que «se les han vetado a todas las reuniones de la noche a la mañana», según la última nota de prensa que se ha publicado. 

Una exclusión de la que también culpa a la directora general de la Policía Local. «Se nos informó de que no se nos iba a recibir bajo ningún concepto porque no somos un sindicato electo, cosa que tampoco entendemos desde nuestro punto de vista porque nosotros no nos dirigíamos a reuniones de mesa generales o gestoriales, porque simplemente son reuniones informales en las que transmitimos las inquietudes de la Policía Local y de los compañeros», explica.

El sindicato representa a cerca de 100 policías, como señala Faus, y entiende en este aspecto que «deberían tener derecho» a este tipo de cuestiones de las que son excluidos tanto «desde el resto de sindicatos como de la administración». Aun así, afirma que no van a entrar “en este tipo de juegos». «Estamos ya cansados de entrar en polémica de discusiones. Nuestra respuesta es esperar a que a la administración y a los sindicatos les apetezca cuando ellos quieran convocar unas elecciones sindicales, ya que llevamos un año sin elecciones sindicales. Hablamos con los sindicatos y ellos, con su libre albedrío, deciden vulnerar un derecho fundamental del trabajador que son unas elecciones sindicales», afirma, denunciando al mismo tiempo que existe un «complot general» para que el sindicato no participe ni en las elecciones ni en ningún tipo de reunión.

En esta lucha reivindicativa, Faus confiesa que «no tienen el apoyo de nadie» salvo el de ellos mismos. «Vamos a seguir esperando a que se celebren elecciones sindicales cuando lo crean conveniente y oportuno, y ya los compañeros dirán si este sindicato merece tener representación sindical o no», sentencia.

Procesos judiciales abiertos

El sindicato tiene abiertos dos procedimientos judiciales contra la Ciudad por dos asuntos: uno, por el acuerdo que firmó con el anterior Gobierno del Partido Popular que, según informa Faus, «no se está cumpliendo la parte económica ni todo lo demás», lo que motivó que la organización llevara este asunto al juzgado; y el otro es por el impago de unos pluses de turnicidad y nocturnidad «que tampoco se les abona a los compañeros». Faus señala que ambos procedimientos ya se encuentran en «vía judicial y ahora solo hay que esperar a que se celebre el juicio».

«Ningún sindicato que recibe subvenciones públicas tiene dos procedimientos judiciales abiertos contra la Ciudad Autónoma. Nosotros sí y nos debemos única y exclusivamente a la afiliación del compañero. Como no somos un sindicato ‘de sí bwana’, eso de la administración de ‘decimos las cosas como son sea quien sea el que gobierne’, entiendo que nadie nos quiera ver ni nos quiera hacer partícipe de ningún tipo de reunión», remata.

Tampoco se muestra de acuerdo en que sea el mismo presidente el que también ostente el cargo de Seguridad Ciudadana y no otro consejero. «Cuando se creó el nuevo Gobierno y dijeron que Seguridad Ciudadana se iba a dirigir desde la presidencia dije que había que probar algo nuevo y vamos a ver qué tal nos va con el presidente, que al fin y al cabo es el jefe directo de la Policía Local, según marca la ley. En dos meses pudimos comprobar que fue un grave error porque cuando hemos tenido consejero no hemos tenido ningún tipo de problema ni se ha puesto una pega para hablar con cualquier sindicato», relata. 

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas